Borrador automático

Toñi Gómez
Coportavoz de Equo


Existe una íntima relación entre cuidados sociales y cuidados medioambientales porque ambos se desarrollan en un mismo espacio, nuestro viejo planeta, y porque está más que comprobado que allá donde hay miseria ambiental existe pobreza social.

Conscientes de esta ecodependencia, debemos comprender que ninguna vida debe quedar atrás, y esto trae como necesaria consecuencia que nuestro compromiso por un mundo justo y solidario pase, necesariamente, por defender los derechos de los animales. Y estos derechos deben ser transversales a todos los aspectos de la intervención humana: desde cambiar el modelo de ganadería intensiva, hasta la protección del gorrión, pasando por el cuidado de cada árbol, que es un hogar para la vida en su diversidad.

Hace apenas unas semanas que se han celebrado unas Elecciones Generales, en cuya campaña poco o nada se ha escuchado acerca de la emergencia climática que estamos viviendo, y dentro de poco deberemos volver a elegir, es una oportunidad que no debemos dejar escapar. La emergencia climática nos alerta de una sexta extinción de especies, los animales son los más vulnerables porque no sólo los esquilmamos, si no que también arrasamos sus espacios naturales obligándoles a cambiar sus hábitos de vida para acercarse más a nuestras ciudades; la excusa perfecta para acabar con ellos.

No debemos olvidar que según informa Ecologistas en Acción más del 80% del suelo español está afectado por usos de caza y ese porcentaje abarca muchos municipios. Tampoco debemos olvidar que en España se maltratan animales por diversión en gran parte de nuestros municipios; muchas fiestas patronales acaban regadas con sangre todavía en nuestros días.

En la anterior legislatura, desde algunos gobiernos del cambio se consiguió frenar la tauromaquia a base de cortar el grifo de las subvenciones; es un camino que debemos seguir transitando hasta su total erradicación. De la misma manera, en varias comunidades se aprobaron Leyes de Protección de Animales, sin embargo, en todas ellas su protección se circunscribió al ámbito de los animales de compañía. Su articulado obvió al resto y, por ende, les negó la protección que sí les ofrece el Código Penal en algunos casos; una asignatura pendiente que se debe aprobar en esta legislatura. Asimismo deberemos estar atentos para que la iniciativa legislativa impulsada desde el grupo confederal Unidas Podemos para que el mencionado Código Penal ampare a los animales silvestres penalizando su maltrato consiga materializarse.

Como parte del Partido Verde Europeo, desde EQUO asumiremos la responsabilidad de impulsar los derechos de los animales en el estado español, comunidades autónomas y municipios trabajando para que no sean olvidados por gobiernos e instituciones. Y a la vez no cejaremos en la consecución de las transformaciones necesarias para que se tengan en cuenta tanto los límites de nuestro planeta como el bienestar de todas las criaturas; y para conseguirlo, nuestra prioridad será trabajar un cambio de paradigma para que personas y animales entren también en la agenda política.

1 Comentario

  1. 5 cosas que no quieren que sepas de la tauromaquia
    El 84% de los jóvenes de 16 a 24 años se avergüenza de vivir en un país con corridas toros.
    No, los toros no viven a cuerpo de rey: viven sólo 4 años y sufren todo tipo de malos tratos desde que nacen.
    Si se prohibiera la tauromaquia los toros bravos no desaparecerían porque la raza se encuentra bajo protección estatal.
    La ONU ha solicitado que se ponga fin a la asistencia de menores a las corridas de toros.
    Unos 8.400 toros morirán esta temporada en España y más de 50.000 serán maltratados.

Deja un comentario