Victor Marie Hugo nacía un 26 de febrero en Besanzón, una ciudad y comuna francesa situada en el este del país. Hugo fue poeta, dramaturgo y novelista romántico francés, y es considerado como uno de los más importantes e influyentes en lengua francesa en temas la pena de muerte, la educación, los derechos de las mujeres o Europa.

Sin embargo, Victor Hugo también fue un político e intelectual reconocido tanto dentro como fuera de Francia. Su extensa obra literaria incluye discursos políticos en la Cámara de los Pares, en la Asamblea Constituyente y la Asamblea Legislativa.

La implicación política de Victor Hugo

Educado por su madre bretona en el espíritu del monarquismo, paulatinamente muestra interés y convencimiento hacia la democracia. Su implicación política fue notoria. Al inicio de la Revolución francesa de 1848, es nombrado alcalde del 8.º distrito de París, y posteriormente diputado de la Segunda República con escaño entre los conservadores.

Durante los motines obreros de junio de 1848, Hugo participará personalmente en la matanza, comandando tropas frente a las barricadas en el distrito parisino para el que fue nombrado alcalde, aunque más tarde desaprobará la sangrienta represión desarrollada tras la revuelta.

Apoyó la candidatura de Carlos Luis Napoleón Bonaparte, elegido presidente de la República en diciembre de 1848. Tras la disolución de la Asamblea nacional, en 1849 es elegido para la Asamblea legislativa y pronuncia su Discurso sobre la miseria. Jaleado por la izquierda y recelado por la derecha, el escritor describe las pésimas condiciones de vida de París, y termina diciendo: “Es la anarquía la que abre los abismos, pero es la miseria la que los ahonda. Han hecho leyes contra la anarquía, ¡hagan ahora leyes contra la miseria!”.

Rompe con Luis Napoleón Bonaparte por su apoyo al envío de una expedición francesa contra la República Romana instaurada en 1849, que termina con el restablecimiento del papa en sus funciones,​ y progresivamente se enfrenta contra sus antiguos amigos políticos y reprueba su política reaccionaria.

10 Mejores obras de arte de Víctor Hugo - 10 Obras de Arte

Exilio

Su implicación política, que le supuso una condena al exilio durante los veinte años del Segundo Imperio francés (1852-1870), permitió a posteriores generaciones de escritores una reflexión sobre la implicación y el compromiso de los escritores en la vida política y social.

Cuando se produce el golpe de Estado del 2 de diciembre de 1851, Hugo intenta huir pero es retenido; sin embargo un comisario francés se niega a detenerlo diciéndole «¡Sr. Hugo, no le arresto porque solamente detengo a la gente peligrosa!».

Hugo se exilia voluntariamente en Bruselas, y condena con fuerza el golpe de Estado, sus razones morales, y a su autor, Napoleón III. Al publicarse estas críticas, por orden del gobierno belga se vio obligado a salir del país y se traslada a la dependencia británica de Jersey.

Expulsado de Jersey en 1855 por haber criticado la visita de la reina Victoria a Francia, se instala en la Hauteville House en Guernsey. forma parte de un grupo de proscritos que niegan a volver a Francia tras el decreto de amnistía que permite el regreso de todos los expulsados tras el golpe de diciembre; Victor Hugo manifiesta: «Et s’il n’en reste qu’un, je serai celui-là» —Y si queda allí sólo uno, seré yo—.

Victor Hugo - Hermida editores

El regreso de Hugo y su muerte

Cuando Napoleón III firmó el decreto de 1859 de amnistía general de los presos políticos, Hugo se había negado a sacar provecho de esta gracia. «Quand la liberté rentrera, je rentrerai» (Cuando vuelva la libertad, volveré), manifestó al respecto. Tampoco lo hace en la amnistía de 1869.

Regresa a Francia en septiembre de 1870, después de la derrota del ejército francés en la Batalla de Sedán y recibe una acogida triunfal por parte de los parisinos. Participa en la defensa de París durante el Sitio de París de 1870 y es elegido para la Asamblea nacional al año siguiente, pero dimite tras solo un mes.

En marzo de 1871 estalla la insurrección de la Comuna, un movimiento que gobernó brevemente la ciudad de París, instaurando, el primer gobierno de la clase obrera del mundo cuyo espíritu era el socialismo autogestionario. Asiste a la rebelión y a su represión desde Bélgica y la desaprueba tan vivamente que es expulsado del país. Permanece sucesivamente en Luxemburgo, en Vianden —dos meses y medio—, en Diekirch y en Mondorf-les-Bains. Regresa a Francia a finales de 1871. Lo solicitan varios comités republicanos, y acepta presentarse candidato para la elección complementaria del 7 de enero de 1872. Es visto como «radical» debido a su voluntad de amnistiar a los comuneros.

Hasta su muerte, Hugo fue una de las figuras tutelares de la recuperada república. Fallece el 22 de mayo de 1885. Según la leyenda, sus últimas palabras fueron: «Ceci est le combat du jour et de la nuit… Je vois de la lumière noire.» (Es el combate del día y de la noche… Veo la luz negra).

Dada la importancia del pensamiento de Victor Hugo, la Tercera República honró a su muerte con un funeral de Estado, celebrado el 1 de junio de 1885 y al que asistieron más de dos millones de personas, y con la inhumación de sus restos en el Panteón de París.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA