La frase más célebre utilizada por el entonces presidente de los Estados Unidos George W. Bush fue aquella en la que incluyó «eje del mal” para referirse a los países de Irak, Irán y Corea del Norte en su discurso del Estado de la Unión el 29 de enero de 2002.

El «eje del mal» incluyó más tarde a otros estados: Libia, Somalia, Sudán, Siria, Yemen, Cuba y Afganistán. La expresión intentó conseguir comparaciones históricas e histriónicas con la amenaza planteada en su momento por la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón imperialista.

Esta es una parte del discurso original traducida al español:

«[Nuestro objetivo] es prevenir que regímenes que apoyan al terror amenacen a [Estados Unidos] o a nuestros amigos y aliados con armas de destrucción masiva. Algunos de estos regímenes han estado bastante callados desde el 11 de septiembre. Pero conocemos su verdadera naturaleza. Corea del Norte es un régimen que se está armando con misiles y armas de destrucción masiva mientras mata de hambre a sus ciudadanos.

Irán anda enérgicamente tras estas armas y exporta terror, mientras que unos pocos que no han sido elegidos reprimen el deseo de libertad del pueblo iraní.

Irak sigue haciendo alarde de su hostilidad hacia [Estados Unidos] y apoyando el terror. El régimen iraquí ha conspirado para desarrollar ántrax, gas nervioso y armas nucleares desde hace más de una década. Éste es un régimen que ya ha utilizado gas venenoso para asesinar a miles de sus propios ciudadanos, dejando cuerpos de madres apiñados sobre sus hijos muertos. Éste es un régimen que aceptó las inspecciones internacionales y luego expulsó a los inspectores. Éste es un régimen que tiene algo que ocultar al mundo civilizado.

Estados como éstos, y sus aliados terroristas, constituyen un eje del mal que se arma para amenazar la paz del mundo».

El ex escritor de discursos para Bush, David Frum, explicó en su libro «The right man» que la frase, en realidad, fue el fruto de una suma de elementos inconexos. El objetivo inicial era vincular a Irak con el terrorismo y mostrar su supuesta alianza entre Al Qaeda. Irán y Corea del Norte acabaron incluidos por razones circunstanciales o simplemente retóricas.

Según la formulación inicial Bush afirmaría que Irak y Al Qaeda constituían un eje del odio, lo que permitía vincularles sin necesidad de probar que el país soberano y la organización terrorista estaban aliados de forma concreta.

Pero la improvisación de George W. Bush llevó a denominar eje del mal a Irak, Irán y Corea del Norte, una frase que sorprendió y enfureció a personas tan cercanas al presidente como su propio secretario de Estado, Colin Powell.

Durante toda esa semana, el Gobierno de Estados Unidos tuvo que explicar en varias ocasiones el significado exacto de la declaración presidencial. Mientras el portavoz de Prensa de la Casa Blanca y el Departamento de Estado restaban importancia a lo dicho ante el Congreso, el Departamento de Defensa recalcaba la importancia trascendental de las advertencias de Bush.

Un 29 de enero, pero de 2002, George W. Bush usa por primera vez la expresión “Eje del Mal”
Un 29 de enero, pero de 2002, George W. Bush usa por primera vez la expresión “Eje del Mal”

Críticas sobre la expresión «eje del mal»

Una de las críticas se refirió a que las tres naciones mencionadas en el discurso de Bush no habían coordinado su política, así que el término eje era incorrecto. De hecho, Irán e Irak lucharon entre sí en la Guerra de Irán-Irak durante los años 1980, básicamente bajo el mismo liderazgo que el que existía cuando Bush dio su discurso.

En 2008 el Congreso de los Estados Unidos sacó del eje del mal a Corea del Norte ante la amenaza nuclear que dicha nación representaba.

Otra crítica fue la relativa a que, según el gobierno estadounidense, Cuba poseía armas biológicas (algo que no fue probado) y, por ello, la incluyeron en la lista. Cuba realizó marchas en contra de esa inclusión. En 2015 el Congreso de los Estados Unidos sacó del eje del mal a Cuba ya que no había dado muestras de apoyar al terrorismo internacional en los últimos meses.

Después del «eje del mal» de Bush, muchos crearon su propia versión del «eje del mal» y lo definieron como  la alianza entre Estados Unidos, Israel y el Reino Unido.

Trump resucitó al «eje del mal»

En 2017, Estados Unidos resucitaba al «eje del mal». Donald Trump dejaba claro que EE.UU. consideraba a Irán, Corea del Norte y Venezuela, que sustituye a Irak, como enemigos directos, aunque no ha repetido la frase de George W. Bush.

Aunque no llegó a los extremos de George W. Bush, Trump sí dijo en una docena de ocasiones que la democracia debe ser instaurada en los enemigos de EEUU. Es decir, en Irán, Cuba, Venezuela, y Corea del Norte, porque «EEUU está con todas las personas que viven bajo regímenes brutales», y «nuestro respeto a la soberanía es también una llamada a la acción». Trump vino a pedir ‘cambio de régimen’ en ese nuevo ‘Eje del Mal’, pero no mencionó esas tres palabras, que recuerdan a la invasión de Irak, y tampoco trazó una estrategia clara de cómo EEUU va a tratar de conseguirlo, según informaba en su día El Mundo.