3.383 ancianos han fallecido ya en las residencias de toda la Comunidad de Madrid desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus, según datos oficiales a los que ha tenido acceso Europa Press.

627 de ellos fallecieron en hospitales y el resto en las residencias. Hasta el inicio de la crisis vivían en los 465 geriátricos madrileños de toda titularidad unos 52.000 ancianos. Se trata de un brutal 6,5 % del total de mayores en las residencias madrileñas.

Según un informe dado a conocer por el periódico El Mundo, las cifras han crecido de forma exponencial durante los últimos días: el día 25 de marzo incluido habían muerto 1.065 residentes, al día siguiente ya había alrededor de 1.150, el 28 de marzo se contabilizaban 1.841 fallecidos y el día 31 un total de 3.055. Así hasta llegar a los 3.383.

Entre los centros que más víctimas mortales han registrado se encuentran la Residencia Vitalia de Leganés, con 50 decesos, de los que 43 presentaban síntomas de coronavirus, y la residencia pública Reina Sofía de Las Rozas, con 46 muertos. Este viernes, en otra entrevista en TVE, Ayuso ha señalado que entre 100 y 125 de Madrid se han visto afectadas por «problemas» con el coronavirus.

La Comunidad de Madrid activó un plan de choque para afrontar el impacto del coronavirus en estos centros residenciales y sitúa a la Consejería de Sanidad como mando único para llevar a cabo las actuaciones sanitarias en estos centros que incluye el despliegue de los Bomberos de la Comunidad de Madrid y personal de Protección Civil en una serie de actuaciones para las que contarán con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

De esta manera, Sanidad toma el control de las residencias en coordinación con el departamento de Políticas Sociales de Alberto Reyero, con la implicación también de la Consejería de Interior.