Durante el mes de enero de 1976 unos seis mil trabajadores iniciaban una huelga en contra del decreto de topes salariales y en defensa de mejores condiciones de trabajo. Dos meses después, el día 3 de marzo, convocaban por tercera vez una huelga general a la que acudieron 4.000 trabajadores para manifestarse en las proximidades de la parroquia de San Francisco, en Vitoria.

Ya desde primera hora de la mañana se produjeron los primeros enfrentamientos entre trabajadores en huelga y policía. Al coche del jefe de personal de Forjas Alavesas y a 20 camiones de la empresa les pincharon las ruedas y hubo rotura de lunas y puertas de bares.

Sobre las cinco de la tarde, policías armados de la Compañía de Reserva de Miranda de Ebro y de la guarnición de Vitoria rodearon la iglesia donde se encontraban los 4.000 trabajadores en huelga reunidos y comenzaron a desalojarlos usando gases lacrimógenos.

Los trabajadores empezaron a salir pero, a pocos metros de la puerta del templo, algunos fueron apaleados y otros alcanzados por pelotas de goma o disparos de armas de fuego. En el lugar de los hechos murieron Pedro María Martínez de 27 años y trabajador de Forjas Alavesas; Francisco Aznar Clemente de 17 años, estudiante y operario de panaderías.

Romualdo Barroso Chaparro de 19 años de Agrator resultó gravemente herido y fallecía poco después. Dos de los otros 42 heridos de bala, José Castillo de 32 años, de Basa, y Bienvenido Pereda de 30 años, de Basa, una sociedad del Grupo Arregui, fallecieron posteriormente.

A partir de ese momento tuvieron lugar violentos enfrentamientos y la Policía perdió prácticamente el control de la ciudad hasta las nueve de la noche, cuando ya habían llegado refuerzos. El último herido de extrema gravedad fue el inspector de policía Antonio Losada al que arrojaron un cóctel molotov en la puerta de la Comisaría, que le provocó quemaduras en todo el cuerpo.

Posteriormente, se organizaron protestas en toda España y murieron otras dos personas víctimas de la represión contra las manifestaciones. En Tarragona, fallecía el joven Juan Gabriel Rodrigo Knafo y en la localidad vizcaína de Basauri Vicente Antón Ferrero.​

Un 3 de marzo la policía mataba a 5 trabajadores en los Sucesos de Vitoria
Un 3 de marzo la policía mataba a 5 trabajadores en los Sucesos de Vitoria

Los Sucesos de Vitoria aceleraron el relevo del presidente del Gobierno

​Fue una de las mayores matanzas de la Transición española, nunca aclarada, porque los hechos no fueron investigados ni se celebró juicio. Eso sí, la consecuencia de este episodio pudo ser el relevo por parte de Juan Carlos I del presidente del Gobierno Carlos Arias Navarro por Adolfo Suárez.

Estos incidentes aceleraron la acción de la oposición democrática, y su unidad de acción. La Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia Democrática se fusionan en la Coordinación Democrática o Platajunta el 26 de marzo, que ejerce mayor presión política sobre el gobierno, exigiendo amnistía, libertad sindical, democracia y rechaza las leyes reformistas.

En 2008, una comisión del Parlamento Vasco consideró responsables políticos de los sucesos a Manuel Fraga Iribarne, ministro de Gobernación (que se encontraba durante los sucesos en Alemania y se encontraba cubriendo su ausencia Adolfo Suárez), Rodolfo Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales, y Alfonso Osorio, ministro de Presidencia.

En 2014, la Interpol solicitó la detención preventiva con fines de extradición de varios implicados en la matanza. La jueza argentina María Servini considera que Rodolfo Martín Villa es “responsable de la represión” y que “los hechos de los que resulta responsable” son sancionables con las “penas de reclusión o prisión perpetua”, en referencia al delito de homicidio con el agravante de haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas.

Para Servini, los delitos de Martin Villa y del resto de los imputados constituyen crímenes de lesa humanidad y sus responsables están sujetos a persecución a través del principio de jurisdicción universal. La jueza imputa también responsabilidades a Alfonso Osorio, ministro de Presidencia que “junto a Adolfo Suárez y Martín Villa decidió que el operativo fuese dirigido por un mando único para que coordinase y mandase a todas las fuerzas por orden público”. Además, pide la detención y extradición de Jesús Quintana, capitán de la Policía Armada al mando de las fuerzas que asaltaron el templo.

En 2011, el Partido Nacionalista Vasco, Aralar, Eusko Alkartasuna y Ezker Batua presentaron una propuesta en el Parlamento Vasco para incluir a las víctimas de los Sucesos de Vitoria en la Ley de reconocimiento de las víctimas del terrorismo, que tramitaba el Congreso de los Diputados. Aunque apoyaron la necesidad de reparación, Partido Socialista de Euskadi, Partido Popular y UPyD rechazaron considerarles «víctimas del terrorismo».

Por primera vez, el 3 de marzo de 2012, el Gobierno Vasco homenajeó a las víctimas de los Sucesos de Vitoria, también conocidos como matanza del 3 de marzo.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA