Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra alemana de Defensa, tachó este viernes de «totalmente inaceptable» la conducta de un grupo de soldados de su país en la misión de la OTAN en Lituania, acusados de coacción sexual y lanzar consignas antisemitas.

Treinta soldados alemanes fueron repatriados y despedidos, tras trascender que en una fiesta en un hotel en abril presuntamente cometieron una agresión sexual y entonaron canciones de la época nacionalsocialista.

La ministra lamentó que este escándalo pueda afectar a la imagen del conjunto de los militares alemanes y se dijo «profundamente decepcionada», como tantos otros en las Fuerzas Armadas. «Estos soldados ponen de forma inconsciente con su conducta en juego la imagen de todo el Ejército. Con sus faltas dañan la misión y el esfuerzo de todos sus camaradas, además de poner en peligro el buen nombre de nuestro país», afirmó.

«Perseguidas y castigadas»

La ministra de Defensa se refirió expresamente a diversos posibles delitos cometidos por este pelotón de granaderos, de «acoso sexual» a «‘mobbing’ sistemático», pasando por «irregularidades» en el control de la munición, «declaraciones antisemitas» y «canciones de la época nazi». «Estas son faltas de conducta particularmente graves y serán perseguidas y castigadas con la mayor severidad», agregó Kramp-Karrenbauer.

«Precisamente en Lituania, donde defendemos unidos valores comunes codo con codo con nuestros socios de la OTAN, semejante comportamiento de unos pocos es no solo inexcusable sino absolutamente vergonzoso», argumentó una portavoz de Defensa al confirmar la noticia.

Fuentes: DW/EFE

DEJA UNA RESPUESTA