Categorías: Uncategorized

5 claves sobre Vicente Barrera, el vicepresidente torero de Vox que elogia a Franco y Mussolini

¿Es este el tipo de liderazgo cultural que permitirá que Valencia florezca en el siglo XXI?

¿Quién dijo que la tauromaquia y la política no tenían nada en común? En Valencia, el ruedo y el hemiciclo parecen fusionarse en la figura de Vicente Barrera. Este exmatador, que colgó su traje de luces en 2011, ha decidido lidiar con algo aparentemente más peligroso que toros: la política. Y no cualquier política, sino la del partido Vox, cuya retórica raya en el extremismo. Ahora vicepresidente y consejero de Cultura del Gobierno Valenciano, uno se pregunta si el espectáculo en la plaza ha sido reemplazado por un sainete de dimensiones gubernamentales.

LA BURLA DE UN NOMBRAMIENTO

No es de extrañar que Barrera haya decidido entrar en política, pero llama la atención que lo haga en un ámbito tan delicado como la Cultura. ¿Es acaso la tauromaquia el pináculo de la sofisticación cultural a la que aspira Valencia? La asignación de este puesto a un torero solo puede interpretarse como una afrenta a aquellos que esperan un enfoque más progresista y diverso sobre lo que significa la cultura.

Es conocido que la tauromaquia ha sido ampliamente criticada por ser una práctica arcaica y cruel. El hecho de que un exmatador se haga cargo de la cultura puede dar la impresión de que Valencia no ha avanzado más allá de las tradiciones que impliquen violencia y derramamiento de sangre.

Además, su afiliación con Vox no ayuda a su imagen. Un partido con posturas extremas y a menudo retrogradas, se une a la figura de un torero que tampoco parece ser un baluarte de la progresividad.

Es importante que las ciudadanas y ciudadanos valencianos se mantengan vigilantes y críticos ante este nombramiento y lo que representa

LAS 5 CLAVES

1. Desde los ruedos a los pasillos del poder: Un salto preocupante

Una de las principales preocupaciones es el tránsito aparentemente sin problemas de Barrera desde la tauromaquia hasta la política. ¿Cuánto realmente entiende un torero sobre la administración pública y la representación de los intereses de todos los valencianos? Su experiencia parece estar más arraigada en los espectáculos de sangre que en un genuino entendimiento de la política y la cultura.

2. Afiliación y apoyo inquebrantable a la derecha más conservadora

La carrera política de Barrera ha estado unida a la derecha, específicamente a Vox, y anteriormente mostró simpatía por el PP. ¿Están los valores de Vox y la derecha en consonancia con una sociedad progresista y diversa? Valencia necesita líderes que representen a todos sus ciudadanos, no solo a aquellos que anhelan un pasado autoritario.

3. El abrazo con Francisco Camps: ¿Dónde están los límites?

Es preocupante que Barrera no mostrara reparo en abrazar públicamente a Francisco Camps tras ser absuelto en uno de los juicios del caso Gürtel. ¿Es este el tipo de juicio y carácter que los valencianos necesitan en un vicepresidente y consejero de Cultura? La falta de distancia crítica hacia figuras controvertidas plantea preguntas sobre la integridad y la responsabilidad.

4. Las redes sociales: Una ventana a la ideología de Barrera

A través de sus redes sociales, especialmente en Facebook, Barrera no ha ocultado su ideología ultraconservadora. Sus publicaciones muestran una falta de reflexión y sensibilidad hacia la historia y sus implicaciones. ¿Es aceptable que un representante público elogie abiertamente un régimen autoritario y sienta orgullo por un pasado marcado por la represión?

5. Un enfoque anticuado en la Consejería de Cultura

Finalmente, con Barrera como consejero de Cultura, hay preocupación sobre qué tipo de cultura buscará promover. ¿Estará centrada en una visión estrecha y anticuada, como la tauromaquia, en lugar de abrazar y fomentar la diversidad y la innovación? Los ciudadanos deben estar atentos a cómo se desarrolla la política cultural bajo su liderazgo, y exigir un enfoque que refleje la riqueza y la diversidad de Valencia.

CRÓNICAS DE UNA AMISTAD PREOCUPANTE

El acercamiento de Barrera a la derecha política valenciana ha sido descarado. Fue el hombre que acudió a abrazar a Francisco Camps en las puertas del juzgado tras ser absuelto en uno de los primeros juicios del caso Gürtel, marcado por la corrupción. Este tipo de amistades, y su aparente admiración por figuras políticas del pasado que no son precisamente ejemplos de integridad, muestran un desdén por los valores democráticos y la transparencia.

Es imperativo que la política y la cultura no se conviertan en una mera extensión de la plaza de toros

Y como si eso fuera poco, se le ha visto elogiando la era de Franco en sus redes sociales, lo que nos lleva a preguntarnos qué tipo de ideales está dispuesto a defender en su nuevo cargo. Para algunos, su abierta admiración por un régimen dictatorial es, en el mejor de los casos, desconcertante y, en el peor, aterrador.

La entrada de Vicente Barrera en la política, especialmente en el área de Cultura, parece ser un mal augurio para aquellos que esperaban un enfoque más contemporáneo y humano. Entre su historial en la tauromaquia, sus afiliaciones políticas cuestionables y su admiración por figuras autoritarias, Barrera se convierte en un representante que parece estar desconectado de los ideales y aspiraciones de una sociedad moderna y progresista.

Es fundamental cuestionar si las raíces en la tauromaquia y la adhesión a una ideología política que parece anhelar un pasado autoritario, son las calificaciones que Valencia necesita en un consejero de Cultura. ¿Es este el tipo de liderazgo cultural que permitirá que Valencia florezca en el siglo XXI? Probablemente no.

La cultura no solo se trata de aferrarse a tradiciones, especialmente si estas están manchadas de sangre y controversia, sino de adaptarse, evolucionar y abrazar la diversidad. Valencia merece un liderazgo que comprenda y represente la riqueza de su patrimonio y aspiraciones futuras, en lugar de aferrarse a vestigios de un pasado que muchos desearían dejar atrás.

Además, uno no puede evitar preguntarse sobre la similitud entre la tauromaquia y la política que Barrera y sus aliados de Vox y el PP parecen practicar. ¿Están estos políticos simplemente desviando y toreando a la opinión pública con su bravuconería, en lugar de abordar los problemas reales que enfrenta la sociedad valenciana?

En este sentido, el nombramiento de Barrera es emblemático de una política más amplia que necesita un examen crítico. ¿Es la política valenciana simplemente otro tipo de corrida de toros, donde se premia la espectacularidad y la retórica en lugar de la sustancia y el progreso?

 

Javier F. Ferrero

Director de Contrainformacion.es. Fundador y director de Nueva Revolución. Gestor en Spanish Revolution. Asesor externo en redes de Publico.es.

Ver comentarios

Entradas recientes

Convenio abusivo en ambulancias de Madrid: trabajadores consideran paros ante el incumplimiento salarial

La firma de un convenio considerado abusivo ha contribuido a un ambiente laboral tenso y…

7 horas hace

02/02, enfermeras en pie de guerra: protesta en Madrid por reconocimiento y dignidad profesional

A pesar de tener una formación envidiada en toda Europa, las enfermeras españolas se enfrentan…

7 horas hace

El ayuntamiento de Valencia ignora la ley: cómo comunidades de vecinos luchan por sus derechos

El Ayuntamiento está otorgando licencias de obra en zonas comunitarias y para dividir bajos en…

7 horas hace

La revista ‘Mongolia’, exculpada por la portada del belén satírico que denunció Manos Limpias

El fallo a favor de los editores de Mongolia marca un precedente importante en la…

7 horas hace

«No me llames ‘paki’, llámame Malik»

#TengoNombre es más que una campaña; es un movimiento hacia una sociedad más respetuosa y…

8 horas hace

La Policía Nacional advierte sobre el timo del ‘billete tintado’

Hay cinco detenidos, tres han sido arrestados en Madrid y dos en Barcelona

9 horas hace