Borrador automático

Xan Pereira

Niños sin maestros, clínicas sin medicamentos: el costo humano de la desigualdad es devastador. La creciente brecha entre ricos y pobres está socavando la lucha contra la pobreza, dañando nuestras economías y alimentando la ira pública en todo el mundo.

Exponemos cinco datos sobre la desigualdad global:

1.- Un nuevo milmillonario cada dos días.

Han pasado 10 años desde que comenzase la crisis financiera que sacudió el mundo y causó un enorme sufrimiento, sobre todo a las clases menos pudientes. En ese tiempo, las fortunas de los más ricos han aumentado a cotas inimaginables. El número de multimillonarios casi se ha duplicado, con un nuevo multimillonario creado cada dos días entre 2017 y 2018. Ahora tienen más riqueza que nunca, mientras que casi la mitad de la humanidad apenas ha escapado de la pobreza extrema, viviendo con menos de 5,50 dólares por día.

EL AÑO PASADO, 26 PERSONAS POSEÍAN LO MISMO QUE LOS 3.800 MILLONES DE PERSONAS QUE CONFORMAN LA MITAD MÁS POBRE DE LA HUMANIDAD.

2.- Menos impuestos para los más ricos.

Las personas más pudientes están disfrutando de algunos de los niveles más bajos de impuestos en décadas, al igual que las corporaciones que poseen. En cambio, los impuestos están aumentando desproporcionadamente sobre los trabajadores. Cuando los gobiernos se comprometen con los ricos, hay menos dinero para servicios vitales como salud y educación, lo que aumenta la desigualdad y la pobreza.

SÓLO 4 CENTAVOS POR CADA DÓLAR DE INGRESOS FISCALES PROVIENEN DE LOS IMPUESTOS SOBRE LA RIQUEZA.

3.- Servicios públicos con financiación insuficiente. 

Los servicios públicos están sufriendo de una insuficiencia de fondos crónica o de ser subcontratados a empresas privadas que excluyen a las personas más pobres. En muchos países, una educación digna o una atención médica de calidad se ha convertido en un lujo que solo los ricos pueden permitirse. Este hecho tiene profundas implicaciones para el futuro de nuestros hijos, las oportunidades que tendrán para vivir una vida mejor y más larga y para la justicia social de las clases más bajas.

EN KENIA, UNA NIÑA POBRE TIENE SOLO UNA DE CADA 250 POSIBILIDADES DE CONTINUAR SUS ESTUDIOS MÁS ALLÁ DE LA ESCUELA SECUNDARIA. HOY, 262 MILLONES DE NIÑOS NO PODRÁN IR A LA ESCUELA.

4.- La vida es más corta para los que menos tienen.

Tener dinero es un pasaporte para una mejor salud y una vida más larga, mientras que ser pobre significa con demasiada frecuencia más enfermedades y una esperanza de vida menor. Las personas de las comunidades pobres pueden morir diez o veinte años antes que las personas en áreas ricas. En los países en desarrollo, un niño de una familia pobre tiene el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años que un niño de una familia rica.

CADA DÍA MUEREN 10.000 PERSONAS PORQUE NO TIENEN ACCESO A UNA ATENCIÓN MÉDICA ASEQUIBLE. LA ESPERANZA DE VIDA EN LAS PARTES MÁS RICAS DE SAO PAULO, BRASIL, ES DE 79 AÑOS. EN LAS ZONAS MÁS POBRES DE LA CIUDAD ES DE 54 AÑOS.

5.- La desigualdad es sexista.

Todos sufrimos cuando se descuidan los servicios públicos, pero las mujeres y las niñas pagan el precio más alto. Las niñas se retiran de la escuela primero cuando el dinero no está disponible para pagar las cuotas, y las mujeres aumentan las horas cuidando a los familiares enfermos cuando fallan los sistemas de salud. Nuestra prosperidad económica depende de la enorme pero no reconocida contribución realizada por las mujeres a través del trabajo de cuidado no remunerado.

EL TRABAJO DE CUIDADO NO REMUNERADO REALIZADO POR MUJERES SE ESTIMA EN 10 000 MILLONES DE DÓLARES, 43 VECES EL VOLUMEN DE NEGOCIOS ANUAL DE APPLE.

La desigualdad es una opción política y se pueden tomar medidas concretas para reducirla. Al imponer impuestos a la riqueza de manera más justa, se podría recaudar suficiente dinero en todo el mundo para garantizar que todos los niños vayan a la escuela y nadie se quede en bancarrota por el costo del tratamiento médico para sus familias.

Debemos instar a nuestros líderes políticos a invertir en servicios públicos vitales e imponer impuestos a los ricos de manera justa. Está en nuestra mano.

*Basado en una información de Oxfam

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario