60.000 personas reclamaron ayer en Altsasu justicia y libertad para Jokin Unamuno, Adur Ramirez de Alda, Oihan Arnanz, Aratz Urrizola, Iñaki Abad, Jonan Cob, Julen Goikoetxea y Ainara Urkijo, en prisión a raíz de una trifulca con dos guardias civiles y sus parejas en octubre de 2016.

“Estamos sobrecogidos. Se ha multiplicado por ocho la población, es la mayor manifestación en el pueblo y una de las mayores de Navarra”, decían las madres y padres de Altsasu Gurasoak, que portaron una pancarta con el lema No es justicia en euskera y castellano.

Retenciones de más de 8 kilómetros y una gran ola de solidaridad inundó las calles de la villa frente a los intentos de algunos políticos y medios de comunicación de criminalizar un pueblo.

La marcha partió de la Avenida Pamplona, con miles de personas a lo largo de todo el recorrido, a la espera de que llegara la cabecera de la manifestación, que era recibida entre aplausos y gritos de “Altsasukoak askatu!” y “Hau ez da justizia!.

La marcha continuaba con la palabra Justizia en grandes letras y los retratos de los ocho jóvenes, al igual que en movilizaciones anteriores. A lo largo del recorrido, otras pancartas mostraban de forma cronológica el desarrollo del caso, desde aquella noche de fiestas hasta hoy.

Después de más de hora y media de recorrer las principales calles de Altsasu, 2.930 metros en total, la manifestación finalizó en la calle Zelai, con un acto festivo y reivindicativo en el que tomaron la palabra representantes de Altsasukoak Aske, Altsasu Gurasoak y los propios jóvenes en prisión, que lo hicieron a través de Ainara Urkijo, la única en libertad al haber sido condenada a una pena menor.

“Nadie nos puede quitar lo que hemos visto y sentido hoy, que viene del corazón. Es nuestro para siempre”, apuntaban emocionadas dos madres, que ayer recibieron el calor de miles de personas. “Se trata de salvar a personas inocentes”, destacaban.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario