Este domingo las unidades especializadas en violencia de género de la Policía Nacional han confirmado que se han detenido 8.790 personas y se han tramitado 8.412 denuncias durante los poco más de tres meses que duró el estado de alarma. Durante este periodo han tenido más de 245.000 contactos con víctimas mediante visitas, vigilancias o contactos telefónicos y más de 70.000 controles.

El 23 de abril un informe publicado por ONU Mujeres ya alertaba de que “las medidas de prevención y de mitigación de la propagación del COVID-19, tales como la cuarentena, el aislamiento o distanciamiento social, exacerbarán la violencia contra las mujeres y niñas que ocurre en los hogares porque las víctimas/sobrevivientes se encuentran encerradas con sus perpetradores con oportunidades muy limitadas de salir de sus hogares o de buscar ayuda”. 

Según ha señalado la Policía Nacional durante este tiempo se ha prestado una especial atención a los colectivos más vulnerables. Han realizado 15.786 contactos con residencias y asociaciones de ancianos y 7.087 contactos con centros médicos a «fin de prevenir agresiones al personal sanitario». En total se han llevado a cabo 53.375 servicios humanitarios.

Las comunidades autónomas donde se han realizado más arrestos han sido la Comunidad de Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Canarias. Las provincias donde han sido detenidas más personas son Alicante, Valencia y Cádiz y han sido tramitadas casi 287.000 propuestas de sanción con mayor incidencia en Andalucía, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana.

Según Victoria Rosell, delegada del Gobierno para la Violencia de Género, las llamadas a la línea contra el maltrato (016) durante el estado de alarma aumentaron un 41,4% respecto al mismo periodo del año anterior y aunque ha reconocido que ha habido un ligero descenso de las llamadas durante la desescalada, ha señalado que se espera un «repunte» de violencia física debido a la sensación de pérdida de control de los agresores sobre la víctima y sus hijos.

En el ámbito de la movilidad, la Policía Nacional ha identificado a más de siete millones de personas y unos 536.000 vehículos. En las fronteras se han detenido a 146 personas, se ha denegado la entrada a unas 63.000 y se han controlado casi 1.500.000 vehículos.