Plantillas muy ajustadas, desconocimiento de las funciones que realizan por parte de los empleadores e intrusismo son algunas de las situaciones a las que se enfrentan los fisioterapeutas en su día a día. Este año, con motivo del Día Internacional de la Fisioterapia 2019 que se celebra e 8 de septiembre, es más necesario que nunca visibilizar el trabajo de estos profesionales sanitarios para defender su labor.

Muchos ciudadanos, especialmente los que dependen únicamente del Sistema Sanitario Público, no pueden acceder a los servicios que ofrecen los fisioterapeutas ya que las listas de espera impiden ofrecer la atención necesaria. Hay profesionales en Atención Primaria que tienen asignados más de 35.000 usuarios en Madrid, «superando con creces la recomendación de la OMS que afirma que lo ideal es que cada fisioterapeuta atienda a 1.000 usuarios”, afirman desde el sindicato SATSE.

Las plantillas de Fisioterapia son excesivamente precarias. Es necesario incrementar la contratación en el ámbito público, la sanidad a la que todos los ciudadanos pueden acceder, mediante oposiciones. Es imprescindible incrementar las ayudas, tanto en investigación como en docencia, así como incrementar la presencia de estos profesionales en colegios, residencias, centros de atención temprana, centros de día, Atención Primaria, etc.

Costosa formación

Uno de los puntos que con mayor insistencia denuncian los fisioterapeutas es el elevado coste de la formación especializada (suelo pélvico, neurología, fisioterapia deportiva, respiratoria, etc…). Este coste a mayores de la carrera es pagado de forma íntegra por los propios profesionales de la fisioterapia, sin ayudas, becas, ni subvenciones de ningún tipo para afrontar el elevado coste de la especialización.

“Para desarrollar funciones a este nivel se exige formación que no incluye la educación pública (másteres, cursos, postgrados…) Costeamos nuestra formación para ofrecer la mejor y más especializada atención al paciente, tratamos de mejorar cada día nuestras prestaciones, pero nuestros esfuerzos no se ven respaldados, ni con mejoras del convenio laboral privado, ni con medidas más eficientes a nivel público…”, comenta Leticia Cibeira, fisioterapeuta con 12 años de experiencia.

Esta formación extra que tienen que asumir los fisioterapeutas, choca de frente con la falta de inclusión y reconocimiento de las especialidades como las de neurología, suelo pélvico, respiratorio, cardiaca, etc. Estos profesionales se consideran invisibles tanto para la sociedad como para los empleadores, tienen que tener esas especializaciones porque son imprescindibles para el tratamiento, pero no se valora de ninguna forma.

Muchos de estos empleadores desconocen cuáles son las funciones que desarrollan los fisioterapeutas y, también, las que podrían desarrollar para la mejora de las condiciones sanitarias de la ciudadanía.

Este 8 de septiembre y cada día, reconozcamos la importancia de los fisioterapeutas.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario