La industria turístico-inmobiliaria ha gozado de un cierto consenso social, apuntalado casi en exclusiva en la noción “vivimos del turismo” o “el turismo genera riqueza”. Una noción que los medios de comunicación han martilleado de forma constante.

Sin embargo, los datos estadísticos, así como la vida de miles de personas que viven del sector turístico, muestran que esta máxima es falsa. Según un análisis de Ecologistas en Acción, los municipios más pobres de los territorios en los que el turismo tiene más peso son precisamente aquellos en los que el sector turístico ha saturado el 100% de sus economías: Torrevieja y Benidorm en el País Valencià o Lloret de Mar en Catalunya.

Por ejemplo, las comarcas más pobres del País Valencià en renta por unidad familiar (Marina Baixa, Marina Alta y Baix Segura) son las tres comarcas que concentran más del 60% de todo el sector turístico. La mala distribución de los beneficios del turismo también se ve reflejada en la situación de Canarias. El archipiélago está a
mitad de tabla en el nivel de renta bruta media, pero es también la segunda comunidad autónoma con más pobreza del país.

Las condiciones de precariedad y explotación se han agravado a cotas insoportables, en las que la salud de las trabajadoras está en serio peligro. El sector turístico implementa una división por género de la fuerza laboral en el que las mujeres, a pesar de tener el trabajo central del sector (son las principales garantes de unas condiciones de estancia dignas a los turistas), son discriminadas con los peores salarios y condiciones. Las reformas laborales de estos últimos años, con excusa de la crisis, no han hecho más que agravar esta situación.

Al mismo tiempo, y como eje de un camino de salida, se pueden poner en valor otras acepciones que tendríamos que incluir a la noción de riqueza.

Porque la riqueza es…
… vivir en una tierra sana y medioambientalmente
saludable.
… no ser desplazado de los centros urbanos por la presión de las viviendas turísticas.
… disponer de espacios públicos en los que la presión de una masa turista no impida que la vida colectiva tenga lugar.
…no tener instituciones corrompidas y controladas por los empresarios turísticos e inmobiliarios.
… todo aquello que asienta las condiciones en las que una comunidad puede generar una vida en común de forma democrática y en consonancia con su cultura, identidad y bienestar.

4 Comentarios

  1. en españa ladrillo y turismo controlado por los franquistas desde 1960 y no quieren ni subir el Smi
    Gracias al PP y PP$:€ españa se ha convertido en un Pib d ladrillo y turismo
    con un mercado hiper-monopolizado y masificado

  2. Creo que el daño lo hacen los hoteles con su TODO INCLUIDO, destrozaron todas las fuentes de ingresos para la gran mayoría de los que vivimos de los restaurantes y bares. ES A LO QUE SE LLAMA MAL REPARTO DEL RECURSO TURÍSTICO.

Deja un comentario