José Luis Ábalos ha opinado que al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, «le hubiera venido bien salvar la cara en Galicia» en las elecciones generales del pasado 28 de abril mientras que el resto del PP presidido por Pablo Casado se daba un «golpe» en toda España.

Con esta afirmación efectuada en el transcurso de un mitin electoral en Santiago de Compostela, Ábalos ha querido especular con las aspiraciones del presidente gallego de relevar a Casado al frente del PP, un partido que -según ha sostenido- «va agonizando» y «sin proyecto» hoy por hoy.

El responsable de Fomento ha centrado buena parte de su intervención en criticar la deriva reciente de las tres formaciones de derechas, PP, Ciudadanos y VOX, y ha manifestado que «no dejan de ser un obstáculo para España» por tratar de bloquear la iniciativa de gobierno del PSOE.

En este sentido, ha mencionado la polémica por la designación como presidente del Senado del líder del PSC, Miquel Iceta, y ha respondido que «a ver si nos van a tener que decir los demás a quiénes tenemos que poner de senadores».

Ligado a este tema, ha indicado que «son muchas las coincidencias que tienen ya los independentistas con los que dicen que son antiindependentistas» y cuyo único legado es entorpecer la acción de los que -ha asegurado- tratan de resolver los problemas de España.

«Al final es el mismo juego», ha resumido, «impedir que haya una salida al conflicto» y que se «fortalezca la convivencia» porque «no tienen otro discurso» ni «nada que decirle» a los ciudadanos.

«No hay democracia que aguante sin justicia social», ha replicado el titular de Fomento, que ha reiterado que ese es el proyecto del PSOE, solventar los problemas de la ciudadanía, garantizar el mantenimiento y la prestación de los servicios públicos y favorecer la igualdad real y efectiva de oportunidades.

De vuelta en su crítica a la derecha, Ábalos se ha referido al PP como un partido «descompuesto» por la corrupción y que, con Rajoy, simplemente trataba de mantenerse en el poder hasta que fueron relevados por la moción de censura impulsada por Pedro Sánchez.

Mientras tanto, de Ciudadanos ha censurado que «iban de centristas y, al final, se han centrado entre el PP y VOX», a la vez que ha aludido a su política de fichajes de otros partidos, sobre la que ha comentado que «se dedican a recoger lo que los demás no quieren».

El miembro del Ejecutivo de Sánchez ha apuntado sobre Vox que encarnan a «una derecha muy amenazante, cada vez más desacomplejada» y que «evoca sin ningún pudor parte de nuestra peor historia como país».

«Se dirigieron siempre a los electores de la derecha», ha añadido, para apostillar que su pelea es ahora «a ver quién lidera la recomposición del bloque de derechas» y se erige como «líder de la oposición», puesto que «ni estaban para gobernar el país ni están para gobernar ninguna Comunidad autónoma ni están para gobernar ningún municipio».

«Esta batalla todavía no ha acabado», ha advertido Ábalos, que ha sentenciado que «la respuesta cuando se amenaza una democracia siempre es más democracia» y que, en el caso de las dudas con el proyecto europeo, es «más Europa que nunca».

«Para eso necesitamos de la confianza que nos disteis y que nos dieron el pasado día 28», en el que «el pueblo español demostró una gran fortaleza», ha concluido, para finalizar entre aplausos su discurso en el mitin celebrado en la capital gallega.

En este acto también han intervenido, además del responsable de Fomento, el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero; el candidato a la alcaldía, Xosé Sánchez Bugallo; y su número dos, Mercedes Rosón.

Además, entre el público ha podido constatarse la presencia de cargos destacados del partido en Galicia, incluyendo al expresidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

Deja un comentario