El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha asegurado que alguien que piense en el país y en sus necesidades tendrá “muy difícil” explicar por qué no quiere atender a esas demandas votando en contra de los presupuestos generales del Estado (PGE) que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros.

Ábalos, tras reunirse hoy en Zaragoza con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, se ha negado a “prejuzgar” que esos presupuestos no serán finalmente aprobados por el Congreso de los Diputados, entre otras cosas, según ha dicho, porque incorporan “muchas de las demandas que plantea la sociedad”.

Combinan las políticas sociales con importantes inversiones territoriales, según ha insistido, y por eso ha estimado que es “impensable” que no se aprueben: “Les va a costar mucho oponerse”, ha enfatizado, en referencia a los grupos parlamentarios del Congreso, que tendrán “muy difícil” explicar el sentido negativo de su voto.

Ábalos ha recordado que las cuentas ponen el acento en políticas sociales, en la inversión y en el desarrollo económico, todo ello con una disminución de la deuda pública y atendiendo a las exigencias de Bruselas, por lo que ha confesado que no entiende las “reacciones tan desaforadas” de quienes ni siquiera conocen en profundidad el contenido del proyecto, que se presentará en el Congreso el próximo lunes.

Deja un comentario