El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado este sábado que los socialistas son «la única fuerza» política «capaz» de frenar al «trío» de las derechas que forman PP, Ciudadanos y Vox.

En un acto público celebrado en Jerez, Ábalos ha subrayado que en la próxima campaña se situarán frente al PSOE «el PP de siempre, los que iban de centraditos y la ultraderecha, que siempre busca lo peor» y que se alimenta de los «instintos más primarios».

Ante ese «trío» que a su juicio pugna «por ver quién es más de derechas» se encuentra el PSOE que, según Ábalos, es «la única fuerza» política «capaz» de frenarlo.

Ha advertido de que los socialistas se encuentran ante la «tesitura histórica» de hacer frente a la «ofensiva populista» que a su juicio encarnan «las derechas».

El secretario de Organización socialista y ministro de Fomento se ha mostrado partidario de permitir que PP, Ciudadanos y Vox «disputen su partido en la esquinita del campo», mientras dejan al PSOE «el resto del terreno de juego», de manera que «todo ese espacio» vuelva a ser de su «responsabilidad».

Ábalos considera que estas tres formaciones «han puesto las cosas claras» tras el acuerdo alcanzado en Andalucía, un «tributo» que han debido pagar los ciudadanos de esta comunidad autónoma pero que ha permitido poner «en precaución» al resto de los españoles.

Por tanto, el PSOE afronta este ciclo electoral «con un relato muy claro» frente a unas formaciones que «no tienen proyecto ninguno» y que lo único que persiguen es «patrimonializar el poder».

Porque «después de lo de Andalucía», la «apuesta» de PP, Ciudadanos y Vox «conduce» ya a un «mismo resultado», ha dicho.

Ábalos ha subrayado que el presidente del PP, Pablo Casado, «ha renunciado ya a ser la primera fuerza política» y basa toda su «expectativa en sumar, y no dos, sino tres» si quiere tener «alguna posibilidad» de gobernar».

Considera que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, «se está jugando su invento», que a su juicio «ni es un partido ni nada» porque va «picando de aquí y de allá» y «recogiendo deshechos» en una estrategia que recuerda a «lo peor de la vieja política» y que en su opinión «cultiva el transfuguismo».

Por último está «la ultraderecha», que no pone sobre la mesa «nada en positivo» y que defiende el discurso de que «todo está mal», ha criticado.

En ese escenario el PSOE pretende «generar ilusión» y poner sobre la mesa «un proyecto común» para una España que tiene «una diversidad tremenda».

Según Ábalos, en los meses de Pedro Sánchez en Moncloa «ha vuelto la política» porque «había un Gobierno dispuesto a gobernar», mientras que en la última etapa de Mariano Rajoy el Ejecutivo se limitaba a «administrar» el país.

El «propósito» del Gobierno socialista no era otro que el de «dar estabilidad al país, procurar los cambios necesarios y convocar elecciones», unos objetivos que a su juicio se han cumplido aunque se encontró con una oposición que no ofreció «ninguna tregua desde el minuto uno».

También ha lamentado que PP y Ciudadanos critiquen la aprobación de medidas en el Consejo de Ministros, ya que a él personalmente le «daría vergüenza» criticar que se activen «medidas de ayuda a las personas mayores de 52 años».