El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha manifestado este jueves, en referencia al presidente del PP, Pablo Casado, que «hooligans» hay en todas partes, incluso en la política, pero «nunca los lidera el número uno».

El también ministro de Fomento se ha manifestado en estos términos en su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, en la que ha criticado a los líderes que trasladan al parlamento «un lenguaje deplorable» y ha lamentado que Casado «expropiara» el dolor colectivo al hablar de manos blancas para librar una batalla electoral, lo que ha considerado «muy miserable».

A su juicio, «algo grave» sucede en la política de España cuando los dirigentes de la oposición de centro-derecha, jóvenes con formación, son «incapaces de mantener el mínimo respeto institucional» y trasladan al parlamento «un lenguaje deplorable, más propio de redes sociales, por un titular, por un pequeño minuto de gloria».

Ha advertido que la política basada en azotar el miedo es «además de una estafa a los ciudadanos, un atropello a la democracia que polariza la sociedad, siembra el radicalismo y enfrenta a los territorios».

«La tolerancia mutua, el sentido del juego limpio y la mesura deben ser como los rieles de la democracia y cuando fallan o son zarandeadas por mero tacticismo, por no perder un puñado de votos, la democracia descarrila y con ello la calidad de nuestra convivencia y si esta falla, nada funciona», ha subrayado.

Según el ministro, «España no puede pasar de un bipartidismo imperfecto a un multipartidismo caótico, así que, además de amplias mayorías para asegurar la gobernabilidad, hacen falta amplios consensos para poder transformar y modernizar el país».

Ha asegurado que el 28 de abril son elecciones «existencialistas» en las que hay en juego «cosas tangibles» pero que «van más allá de ofertas; va de democracia, va de convivencia».

Ábalos ha defendido que «no hay que renunciar» a las políticas sociales ni poner «como excusa» para ello «los malos augurios» económicos, y ha abogado por abordar políticas de reformas «para los retos de globalización y revolución digital».

En su opinión, es «curioso» que el PSOE, a pesar de que está a punto de cumplir 140 años y es un partido viejo, concurre a las elecciones «como lo más nuevo que hay» y los partidos nuevos «rápidamente han envejecido» porque «habían venido a regenerar y hacen lo peor de lo que criticaban».

«El PSOE comparece como una apuesta de las más jóvenes, de las más nuevas y es percibido por la mayoría de ciudadanos como la opción más trasversal, menos ideológica, como la opción política más útil para abordar con garantías, con certidumbre y seguridad los retos venideros y pactos postelectorales futuros», ha concluido.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario