«Es un buen amigo, un buen padre, buen esposo, buena persona y un patriota», ha zanjado Abascal sobre un episodio que ha reconocido que conocía «hace mucho tiempo» y que cree que ahora ha salido a la luz para tratar de «dañar la imagen» de un hombre adulto por unos hechos de su juventud.

Según ha rememorado, el suceso tuvo lugar en una etapa universitaria en un momento «de tensión» en el que los grupos que apoyaba Pablo Iglesias «estaban apoyando los asesinatos de ETA y se mataba a muchas personas».

En cualquier caso, ha dicho que le preocupa lo que está pasando hoy en día, cuando el líder de Podemos «levanta el puño» con «canciones sangrientas» como La Internacional, «a cuyos sones se asesinó a millones de personas». O que el presidente del Gobierno y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, haya estado sostenido en La Moncloa por quienes han «justificado el terrorismo» o «están a la cabeza de un golpe en Cataluña».