El tifón Mangkhut se dirige directo al norte de Filipinas con devastadora violencia. Si las estimaciones del Sistema Global de Coordinación y Alerta ante Desastres (GDACS) se cumplen, alcanzaría una intensidad de hasta 250 km/h y atravesaría el norte de la isla de Luzón en la mañana del 14 de septiembre.

Las previsiones apuntan a que las olas podrían alcanzar los seis metros en las costas norte y este de Cagayan. Y su extenso radio de 450 km podría traer lluvias fuertes a intensas a las provincias de Cagayan e Isabela.

Alrededor de 1200 barangays (aldeas) en las provincias de Batanes, Cagayan e Isabela están en riesgo de inundación y deslizamientos de tierra debido a la saturación del suelo tras el reciente paso del ciclón tropical Barijat (Neneng).

Ya está lloviendo en toda la zona. La población ha sido alertada para no salir a pescar ni acercarse al mar. Las lluvias podrían alcanzar los 500 mm cúbicos/día”, relata desde la zona Melinda Buensuceso, jefa del equipo pre-movilizado por Acción contra el Hambre.

Un equipo de expertos humanitarios estará en la zona tras el paso del tifón y ha movilizado y el material necesario para poder garantizar agua, alimentos y saneamiento básico a la población si llega a producirse la emergencia.

Acción Contra el Hambre trabaja en Filipinas desde el año 2000 y ha desplegado intervenciones de emergencia tras numerosos tifones, incluido el supertifón Haiyan de 2013.

Deja un comentario