La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), instó este viernes al Gobierno de Grecia a solucionar la delicada situación humanitaria en la que se encuentran los migrantes que habitan en los Centros de Recepción e Identificación del Mar Egeo.

 

El portavoz de ACNUR, Charlie Yaxley, describió la situación en la que se encuentran. “Los centros están saturados. Miles de solicitantes de asilo y migrantes, incluyendo a muchos niños, viven en condiciones miserables, inadecuadas y que se deterioran rápidamente. Algunos llevan en estos centros más de seis meses”, indicó Yaxley.

ACNUR pidió a las autoridades helenas acelerar rápidamente los traslados de personas a Grecia continental; aumentar la capacidad de acogida en esa zona; mejorar las condiciones en los centros de acogida a la mayor brevedad posible y proporcionar un alojamiento alternativo para las más personas vulnerables.

Más de 7000 solicitantes de asilo y migrantesestán hacinados en el centro de Moria, en la isla de Lesbos, un emplazamiento pensado para ubicar a 2000 personas.

La misma situación se repite en la isla de Samos donde habitan unas 2700 personas en un centro de recepción pensado inicialmente para 700, mientras que en las islas de Chios y Koz los espacios de refugio están a punto de duplicar su capacidad.

Estos niveles de aglomeración no se producían desde marzo del año 2016, cuando las tasas de llegada eran mucho más altas.

Otro de los problemas que señala ACNUR es la lentitud de los traslados a Grecia continental por falta de alojamiento que afecta a más de 3000 solicitantes de asilo que ya fueron autorizados a abandonar las islas. Durante el mes de agosto se trasladó a 1350 personas, pero la cifra no es suficiente debido al alto número de llegadas.

Asimismo, también preocupan las deficiencias en los centros sanitarios, los enfrentamientos entre grupos y el aumento de las situaciones de acoso y las agresiones sexuales.

Deja un comentario