Este domingo el tenista serbio Novak Djokovic era descalificado del US Open tras dar un pelotazo a una juez de línea y se quedaba fuera del Grand Slam.

Aunque el impacto fue accidental, el hecho fue tipificado como violación del código de conducta y el principal favorito al título fue descalificado automáticamente.

Novak Djokovic se disculpó con la juez de línea, sin citar su nombre, a través de su cuenta de Instagram: «Lamento muchísimo haberle causado tanto estrés. No revelaré su nombre para respetar su privacidad», escribió el serbio.

Tampoco el torneo norteamericano desveló el nombre de la juez, pero finalmente el periódico de su ciudad de origen, The Owensboro Times, reveló que se trataba de Laura Clark de Owensboro, Kentucky. Poco después un medio serbio señaló también su cuenta de Instagram.

Esto provocó que los seguidores del tenista, que consideran que exageró y fingió para provocar la eliminación del tenista, inicien una campaña de acoso contra ella.

La juez de línea ha recibido incluso amenazas de muerte. En un mensaje publicado por ella sobre la muerte de su hijo en 2008, le respondieron: «No te preocupes, pronto te unirás a él».

Los fans de Djokovic también han aprovechado una imagen en la que la mujer promocionaba una empresa de vinos para insultarla: «¿Puedes beber litros de alcohol pero no puedes sobrevivir a una pelota de tenis? Mala actuación. Sinvergüenza». 

El acoso por parte de los seguidores del tenista descalificado ha llegado a tal punto que ha sido que ser el propio Djokovic el que ha tenido que salir para calmar a sus seguidores y pedir que no se repitan este tipo de episodios.

«Por favor, recordad también que la juez de línea que resultó golpeada por una pelota la pasada noche necesita también el apoyo de nuestra comunidad. Ella no hizo nada malo. Os pediría que la estéis apoyando y dando cariño especialmente durante este tiempo. De estos momentos saldremos más fuertes y creceremos. Amor para todos. Europa, allá voy», escribía el tenista a través de su cuenta de Twitter.

Djokovic, que perdió la oportunidad de ganar su 18º título de Grand Slam y acercarse a las marcas de Rafael Nadal y Roger Federer, se disculpó públicamente tras lo sucedido y en ningún momento ha alentado esta ola de odio hacia la juez de línea.

DEJA UNA RESPUESTA