La Asociación Galega de Consumidores e Usuarios carga contra «el lamentable espectáculo» fomentado desde el ámbito empresarial que califica de actitud irrespetuosa hacia la sociedad gallega por sus «mentiras» y «desinformación», al tiempo que exige respeto a las decisiones judiciales del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

ACOUGA rechaza la campaña de desinformación de la patronal eólica sobre la situación existente en Galicia / Wikimedia

ACOUGA considera que el rapto de furia de la patronal eólica, que está atacando a asociaciones culturales, vecinales, ecologistas, comunidades de montes e incluso empresas no es de recibo porque estos colectivos están cuestionando de manera fundamentada «el modelo eólico de explotación colonial» imperante en Galicia.

La entidad de consumo explica que para las personas y entidades afectadas, totalmente abandonadas por una Administración gallega que actúa en connivencia con los grandes intereses empresariales y ni siquiera contesta a las alegaciones presentadas a nivel social, la Justicia es la única opción válida para defender sus intereses.

La realidad, para ACOUGA, es que la injusticia es el factor dominante ante el «avasallamiento» de una Administración gallega que está «sorda» y que trabaja «en perfecta hermandad» con la Asociación Empresarial Eólica (AEE) «y nunca al servicio de la ciudadanía».

Por estos motivos critica con rotundidad el comportamiento de entidades vinculadas a la patronal como la AEE y la EGA (Asociación Eólica de Galicia) y afines, la Confederación de Empresarios (CEG) y el área industrial de ciertos sindicatos a nivel gallego (CCOO y UGT), que con ayuda de «determinados portavoces mediáticos» están desarrollando «una mentirosa campaña de difamación en la que todo vale».

ACOUGA Consumo recuerda que las sentencias emitidas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia declarando la ilegalidad de determinados polígonos eólicos y paralizando el trámite de otros» se basa única y exclusivamente en consideraciones jurídicas, por lo que a su entender «parece que este barrizal mediático» de la patronal «pretende poner a la administración de Justicia del lado de la subjetividad» llevada por un obsesivo deseo de beneficio a cualquier precio, dejando de lado la objetividad y la imparcialidad que se le suponen a un Estado social y democrático de derecho.

El colectivo explica que como norma general, los parques eólicos autorizados por la Xunta de Galicia se rigen por el «fraccionamiento fraudulento» con el objetivo de evitar un procedimiento de evaluación de impacto ambiental más riguroso y eficiente» acumulando en diferentes etapas sinergias ambientales que solo pueden ser consideradas como un único proyecto, pasando de este modo por encima de la legislación estatal y europea.

ACOUGA recuerda que no es una «asociación antieólica» sino una entidad que está al servicio de sus asociados ante un sistema eólico que «no es justo, social, legal, sostenible ni ecológico» y reitera su invitación al establecimiento de un debate público, que se desarrolle de manera abierta y con datos objetivos, en el que se pueda analizar realmente cómo de poco transparentes y rigurosos son los proyectos eólicos en Galicia.

La organización de consumidores califica la campaña de la patronal «como un fraude ruin que ataca los valores democráticos de la sociedad y que está basada en mentiras, en desinformación y postulados dictatoriales que solo buscan crear una corriente de opinión para intentar apremiar sin escrúpulos a favor de sus intereses», razón por la que muestra su apopo y «absoluto respeto» a las sentencias emitidas por los tribunales, el mismo que exigen a la patronal eólica y sus organizaciones afines, las federaciones de Industria de CCOO y UGT en Galicia y el actual Ejecutivo de la Xunta.