Activistas de Greenpeace han cortado el acceso al centro de Madrid por la calle Alcalá a primera hora de la mañana para reivindicar que quieren una «una ciudad para la gente, no para los coches».

Hoy es el primer día sin multas para los infractores que entren en Madrid Central y por eso es una cita destacada para estos activistas y defensores del clima. ‘Madrid Central funciona’, ‘No más coches’ y ‘38.000 muertos al año por contaminación’ son algunos de los lemas que se pueden leer en los carteles.

Poniendo este freno humano en las calles de manera pacífica, estos activistas reclaman al Ayuntamiento que no rebaje una medida que ha demostrado su eficacia reduciendo la contaminación a su valor más bajo en 10 años.

Hoy el nuevo ejecutivo municipal toma la medida de no multar a los vehículos que entren en Madrid central y durará al menos 3 meses. Una decisión arbitraria que deja sin efectos la zona de bajas emisiones, implantada el pasado año como parte del ‘Plan A’ de calidad del aire.

«Ahora toca volver a las calles para demostrar a los políticos que esto no ha hecho más que empezar. Mañana volvemos a decir alto y claro que nosotros SÍ queremos #MadridCentral. ¡Queremos una ciudad para la gente, no para los coches!», escribió en Twitter Greenpeace.

Madrid Central sigue en vigor con o sin multas. Greenpeace anima a los ciudadanos a seguir utilizando el transporte público y evitar ir al centro en coche, por eso han dejado libre el carril bus, permitiendo el paso a los autobuses y vehículos de emergencia.

La restricción de vehículos contaminantes es la medida más efectiva para frenar los niveles de contaminación en las ciudades, que provoca 38 600 muertes prematuras en España por la exposición continua a las sustancias emitidas por el vehículo privado. Con estos datos, consideramos prioritaria la protección de la salud pública por encima de cualquier otro interés.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario