Borrador automático

Las autoridades egipcias continúan utilizando medidas arbitrarias y excesivas de libertad condicional con pernocta vigilada para continuar castigando a las personas que ejercen el activismo pacífico, obligándolas a pasar la noche en calabozos policiales abarrotados tras salir de prisión, declaró hoy Amnistía Internacional.

La organización tiene constancia de más de 400 casos de personas que se hallan en libertad condicional tras ser declaradas culpables en cinco juicios manifiestamente injustos. A centenares más también declaradas culpables en esos mismos juicios y aún recluidas podrían imponérseles condiciones de libertad condicional arbitrarias y excesivas similares a su salida de prisión.

Entre ellas hay personas presas de conciencia a las que se recluyó únicamente por participar pacíficamente en protestas o en relación con su trabajo periodístico y que no deberían haber sido encarceladas, para empezar.

Entre las personas a las que se han impuesto medidas de libertad condicional hay activistas políticos, entre ellos Ahmad (nombre ficticio), que denunció haber sido amenazado reiteradas veces por agentes de policía durante la pernocta para obligarlo a convertirse en confidente. También contó a Amnistía Internacional que tras negarse reiteradamente a colaborar los agentes de policía lo golpearon y lo amenazaron varias veces con electrocutarlo y reanudar su encarcelamiento.

Entre los activistas políticos a quienes se han impuesto medidas de libertad condicional duras se encuentran Alaa Abed El Fattah, ingeniero de software de 38 años, Ahmad Maher, dirigente del Movimiento 6 de Abril de 39 años, y Mohamed Adel, cofundador del Movimiento 6 de Abril, que cumple una pena de prisión por continuar su activismo y sus publicaciones en las redes sociales durante la vigilancia policial.

Deja un comentario