Dos ciudadanos marroquíes pertenecientes a una célula de Badalona vinculada al Dáesh, y acusados de intentar viajar a Siria para unirse a este grupo terrorista, han asegurado que “no comparten la ideología de matar” y que no iban a integrarse en las filas yihadistas. “Yo ni conocía Dáesh hasta hace dos años”, ha dicho uno.

Así lo han manifestado hoy Anouar Bensaddik y Abdelmounaim Bennassar, los dos de origen marroquí y de 29 y 27 años, respectivamente, en la primera sesión del juicio contra ellos que se ha celebrado en la Audiencia Nacional.

Los acusados fueron detenidos en febrero de 2017 y la Fiscalía pide para ellos en sus conclusiones provisionales una pena de 8 años de prisión por un delito de integración en organización terrorista. Ambos tienen antecedentes penales por delitos de amenazas y de robo con violencia.

Según el Ministerio Público, a partir de 2014 «comenzaron a pasar por un intenso proceso de adoctrinamiento en materia de terrorismo yihadista en el seno del conocido como Grupo de Badalona (grupo vinculado a Dáesh)», cuyo objetivo último era viajar a Siria y unirse a las filas terroristas.

Los dos acusados supuestamente habrían tomado ya «la decisión definitiva» de desplazarse a Siria y uno de ellos, Bennassar, tenía previsto hacerlo en compañía de una mujer a la que previamente habría adoctrinado y convencido para que formara parte de Dáesh.

Durante el interrogatorio a Anour, este ha negado haber publicado o haberse descargado cualquier contenido de corte terrorista porque ha dicho que no apoya la ideología «de matar y todo eso». «Que yo sepa, no tengo nada que ver con la yihad», ha asegurado.

De las investigaciones que se practicaron previas a la detención de los acusados, se dedujo que ambos estaban dispuestos a marcharse a Siria a combatir y, en concreto, que Anour estaba listo para desplazarse tan pronto como tuviera dinero. Sin embargo, él ha dicho hoy: «Ya tuve dinero y no fui (a Siria) porque no quería ir».

Por su parte, Abdelmounaim ha negado también querer formar parte de organizaciones terroristas aunque ha precisado que no sabe «cómo se interpreta la yihad aquí». En cualquier caso, ha insistido en que «lo de usar la violencia para buscar el paraíso nunca ha salido» de su boca.

Aunque ha reconocido que publicó algunas de las fotos de banderas del Estado Islámico o de niñas musulmanas con armas que aparecían en su perfil de la red social Facebook, el acusado ha insistido en que él sigue «solo el islam» y que «ni conocía Dáesh hasta hace dos años».

El policía que dirigió la investigación a partir de la que se detuvo a los dos procesados, que ha declarado como testigo, ha explicado que a raíz de encontrar a los gemelos Chakir y Chakib Achataoui, también miembros del Grupo de Badalona y que estaban a punto de marchar a Siria con solo 16 años, se amplió la búsqueda de posibles yihadistas y así dieron con los acusados.

El agente ha asegurado que los dos, pero especialmente Anour, tenían conversaciones telefónicas y a través de la red social Skype con miembros del conflicto armado; y que entre ambos se mandaban «textos apologéticos de la yihad y compartían vídeos».

El Ministerio Público ha anunciado en la sesión de hoy que, además de imputar a los acusados un delito de integración en organización terrorista, les pedirá otro de adoctrinamiento terrorista pasivo y para Abdelmounaim Bennassar solicitará como alternativa un delito de captación y adoctrinamiento.

No obstante, será mañana cuando la fiscal concrete las penas que pide definitivamente para cada uno de los dos acusados.

DEJA UNA RESPUESTA