La Federación Galega de Usuarios e Familiares de Residencias e Dependencia (REDE) considera «indigno» el proceso de comunicación de la Xunta de Galicia del número de víctimas y que se están vulnerando gravemente «los derechos fundamentales que ampara la constitución, el derecho a la información y el derecho a la dignidad».

Familiares y usuarios de residencias consideran que con el proceder del actual Gobierno de la Xunta se conculcan derechos fundamentales recogidos en la Constitución / xunta.gal

En una nota de prensa, REDE señala que el origen del problema está en el cambio del sistema de recuento por parte de la Xunta, que se ha derivado de la Consellería de Política social al Servizo Galego de Saúde (SERGAS) de la Consellería de Sanidade, que ahora centraliza los datos en exclusiva sin pormenorizar el origen de los fallecimientos ofreciendo una cifra «generalista», lo que determina que tanto familiares como el resto de la ciudadanía no puedan conocer en detalle «cuáles son las cifras reales» de víctimas.

Para el colectivo, esta situación supone «otro dolor macabro a añadir en la mochila de los familiares», «una manipulación grosera» y «un maquillaje indigno» de los datos, que enrarece la calidad democrática del Gobierno de la Xunta y dificulta la transparencia pública.

«Se están vulnerando de nuevo derechos fundamentales recogidos en la Constitución, igual que lo está haciendo la multinacional Domus VI, los derechos fundamentales que ampara también el Estado de Alarma, el derecho fundamental a la información y el derecho fundamental a la dignidad» -concluye la entidad-.