Un informe vincula a Benedicto XVI con el encubrimiento de abusos de menores en Alemania por parte de un sacerdote que había sido denunciado por esos hechos.

Junto a este también se han encontrado vinculados otros dos religiosos de alto rango que conocían el caso y no lo denunciaron a la Justicia: el cardenal Reinhard Marx y su antecesor en el arzobispado Friedrich Wetter.

Los hechos, destaca el informe, ocurrieron en la década de 1980, su protagonista fue el sacerdote Peter Hullermann, de modo que plausiblemente los afectados puedan verse envueltos en delito de encubrimiento.

El informe fue elaborado por el bufete de abogados de Múnich, Westpfahl Spilker Wastl (WSW), que detalla cómo los clérigos hicieron la vista gorda en las violaciones, permitiendo que se repitieran durante décadas.

Según este informe, en 1980 el vicario de Renania del Norte-Westfalia, Peter Hullermann, fue acusado de graves abusos sexuales a menores, pero para ocultarlo sus superiores lo transfirieron a Baviera, donde repitió sus delitos.

En 1986 un tribunal lo condenó a prisión condicional y la Iglesia católica germana volvió a trasladarlo a otra ciudad bávara. Allí ofició como sacerdote durante unos 20 años y, según las denuncias, reincidió.

Finalmente, en 2010, bajo el pontificado de Benedicto XVI, el cura pedófilo finalmente se vio obligado a jubilarse, pero ese mismo año estallaron las primeras grandes revelaciones de pedofilia en la Iglesia católica de Alemania.

2 Comentarios

  1. La ley universal ideada siempre para unos pocos.
    De manera literal «A Dios rogando y con el mazo dando».
    Aunque mejor se podían aplicar ante sus embustes de doble filo aquello de
    «Quien esté libre de culpa que tire la primera piedra».
    Amén!

DEJA UNA RESPUESTA