Todas la elecciones suponen la llegada de nuevos rostros al Congreso, pero las del próximo 28A prometen cambios espectaculares, empezando porque ya no estarán rostros que, a fuerza de verlos, son como de la familia: los de Rajoy, Sáenz de Santamaría, Celia Villalobos, Cipriá Ciscar o Toni Cantó.

Y el Congreso espera a sus nuevos moradores, los de la XIII legislatura, como el mismo presidente, Pedro Sánchez, que tornará a su escaño después de que dimitiera en 2016 para no votar la investidura de Mariano Rajoy.

También estarán con toda seguridad el líder de Vox, Santiago Abascal, y muchas nuevas caras del PP y Ciudadanos, como la número uno por Barcelona de Ciudadanos, Inés Arrimadas, o el dos por Madrid del PP, Adolfo Suárez Illana.

Los candidatos de las listas de los partidos nacionalistas catalanes también son una novedad, pero la duda es si llegarán a tomar posesión, ya que varios de ellos están en prisión provisional y pendientes de las sentencias de los tribunales.

EL PP

¿Qué decir de Mariano Rajoy?, lo ha sido todo en la política: desde presidente del Gobierno entre 2011 a junio de 2018 a concejal de Pontevedra y diputado desde 1986 hasta junio del año pasado.

O Celia Villalobos, diputada por Málaga desde ese año. Fue ministra de Sanidad durante la crisis de las vacas locas, alcaldesa de la capital del Sol de 1995 al 2000 y mientras ocupó diversos cargos de responsabilidad en el Congreso, además de ser un «verso suelto» en el PP en asuntos como el divorcio o el matrimonio homosexual.

Y Cristóbal Montoro, el que por más tiempo ha sido ministro de Hacienda y diputado desde 1993, aunque en 2004 fue elegido europarlamentario, para volver a la Cámara Baja en 2008.

Su colega del Gobierno, la exministra de Empleo Fátima Báñez, le ha acompañado desde 1996, así como la exvicepresidenta, ministra de la Presidencia y de Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, y también diputada desde 2004.

Otra ministra, en este caso la de Defensa, María Dolores de Cospedal, también ocupó un escaño desde 2015, pero también ha decidido apartarse de la política.

OTROS PARTIDOS

No solo desaparecen rostros del PP, también del resto de los partidos y, concretamente, en el PSOE, lo hacen los menos próximos a la actual dirección.

Entre ellos, el expresidente de Castilla-La Mancha y diputado desde 2011, José María Barreda; la futura eurodiputada por Ciudadanos Soraya Rodríguez, diputada desde 2004; los «susanistas» José Andrés Torres Mora, que entró en el Congreso a la vez que Rodríguez, o Antonio Pradas, diputado en las tres últimas legislaturas.

Otros clásicos, como Cipriá Ciscar, uno de los más veteranos pues lleva en el Congreso treinta años, o Antonio Hernando, su colega en las cinco últimas legislaturas, tampoco formarán parte de las nuevas Cortes.

Los avatares entre los partidos catalanes también han traído despedidas de otros diputados clásicos, como Carles Campuzano, que ha ocupado un escaño desde la VI legislatura, primero como CiU y, últimamente, en el PDeCAT; Jordi Xuclá, en el hemiciclo desde la VIII por la mismas formaciones, o Joan Tardá (ERC), también desde entonces.

Desde el 2000 ocupó un asiento Carlos Salvador, de UPN, que, posiblemente, sea sustituido por Sergio Sayas, de Navarra Suma (NA+): eso es una suma de candidatos de UPN, PP y Ciudadanos.

Algunos años menos llevaban los actores Toni Cantó y Félix Álvarez, ambos de Ciudadanos, aunque el primero ocupó su escaño en 2011 por UPyD, para ser elegido por Ciudadanos en las dos últimas legislaturas y en la última, la XII, coincidió con ‘Felisuco’.

A ambos les espera un destino similar, pues abandonan la Cámara para competir por la Presidencia de sus respectivas comunidades: la Comunidad Valenciana y Cantabria.

En Podemos también habrá cambios y, aunque sus diputados no se pueden considerar clásicos porque solo están desde 2016, algunos se han hecho en este tiempo muy populares.

Para la memoria queda la aparición de Carolina Bescansa con su bebé, a quien dio de mamar en plena sesión en enero de 2016, cuando se votó la Mesa del Congreso de la XI legislatura, la efímera, ya que hubo convocar nuevas elecciones en junio.

Otros de los rostros de Podemos que se hicieron populares entonces y que no repetirán son Íñigo Errejón o Pablo Bustinduy.

BIENVENIDOS SEÑORÍAS

Las principales novedades se vinculan a las listas de Ciudadanos, PP y Vox, ya que las candidaturas del PSOE, nacionalistas y Podemos mantienen, en general, a sus rostros más conocidos, sin descartar algún cambio de siglas.

Así, Joan Mesquida, director general de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en el Gobierno de Zapatero, encabeza la lista de Ciudadanos por Baleares.

Este partido presenta, además, como número dos por Madrid a Marcos de Quinto, vicepresidente de Coca-Cola de 2015 a 2017; en el tercer puesto a la abogada Sara Giménez, directora del departamento de Igualdad de la Fundación Secretariado Gitano, y en cuarto, al abogado del Estado Edmundo Bal, apartado de la causa del procés por la pérdida de confianza del Gobierno.

El PP confía en que el periodista Pablo Montesinos obtenga su escaño por Málaga, así como Juan José Cortés, el padre de una niña asesinada y pastor evangelista, por Huelva.

La también periodista y politóloga Edurne Uriarte ocupa el tercer puesto de este partido por Madrid, por lo que es segura su presencia en la Cámara.

Más difícil lo tendrá el torero Miguel Abellán, que ocupa el doce.

La alcaldesa de Logroño desde 2011, Cuca Gamarra, también tiene asegurada su presencia, ya que encabeza la candidatura por La Rioja.

Vox, al que todas las encuestas otorgan una presencia importante en el hemiciclo, presenta tres generales por Cádiz, Castellón y Pontevedra, Agustín Rosety, Alberto Asarta (ambos firmaron en agosto un manifiesto de apoyo a Franco) y Antonio Budiño, respectivamente.

Pero Vox también tiene su lado frívolo y anuncia como número uno por Albacete a Rafael Fernández-Lomana, polifacético presentador y hermano de la también televisiva Carmen Lomana, o al torero Serafín Serrano Marín, último en la salir por la puerta grande de la Monumental de Barcelona, tercero por Barcelona.

Además, su senador autonómico por Andalucía, Francisco José Alcaraz, encabeza la lista al Congreso por Jaén, en tanto que el número dos del partido, Javier Ortega, ostenta el segundo por Madrid.

Entre las novedades que aporta Unidas-Podemos está Pablo Echenique, primero por Zaragoza, al que las tareas parlamentarias no le son ajenas, pues fue eurodiputado en 2014 y diputado en las Cortes de Aragón en última legislatura hasta junio de 2017.

Oriol Junqueras encabeza la lista de ERC-Sobinaristes por Barcelona, mientras que por JxCAT-Junts lo hacen Jordi Sánchez, también por Barcelona, Jordi Turull, por Girona, y Josep Rull, por Tarragona.

Todos ellos están en prisión preventiva en Soto del Real.

REINCIDENTES

Otros «futuros» diputados no tendrán ninguna dificultad entre las dependencias del Congreso, pues ya han estado en anteriores ocasiones.

Es el caso de Ignacio Gil Lázaro, ahora número uno por Valencia por Vox, pero que entró como diputado de Alianza Popular en 1982 y continuó en la III y desde la V a la X legislatura por el PP.

La número uno por Barcelona del PP, Cayetena Álvarez de Toledo, también fue diputada de 2008 a 2015 y se fue por «la tibieza» de Rajoy para abordar el conflicto con Cataluña.

Victoria Rosell, número uno de Unidas-Podemos por Las Palmas, también ya salió elegida en la XI legislatura por esta formación pero renunció a ir a la siguiente, por una denuncia por un presunto caso de prevaricación y cohecho del que, finalmente, resultó ser víctima.

Los «populares» Rafael Hernando, diputado desde 1993, Fernando Martínez Maíllo, ya en 2000, y Carlos Floriano, desde 2008, también abandonan el Congreso y esperan a ser elegidos por el PP para el Senado.

Inmaculada López Varona


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario