Cada país inició su proceso de vacunación contra el coronavirus y en España la aplicación de la dosis en todas las comunidades inició el 27 de diciembre, para combatir la nueva enfermedad de la que todavía se desconoce cuándo tendrá fin. Uno de los objetivos principales del gobierno es vacunar al mayor porcentaje de la población en el menor tiempo posible.

La aplicación de la vacuna de Pfizer-BioNTech en el país va orientada con los criterios de riesgo de morbilidad grave y mortalidad, así como exposición al virus, transmisión, factibilidad y aceptación.  Es por ello, que le aplicaron en primer lugar la vacuna al personal sanitario y en las residencias de adultos mayores con discapacidad. También existe un grupo de riesgo como lo son las mujeres embarazadas y todavía no han determinado cuándo ellas podrían recibir la vacuna.

Surgieron dudas en los investigadores

Tanto la administración de Comirnaty como la vacuna desarrollada Pfizer-BioNtech presentaron dudas sobre la posibilidad de que las mujeres gestantes se vacunen contra el coronavirus, incluidas las mujeres que se encuentren en periodo de lactancia.

El Gobierno español planteó indicaciones en una guía elaborada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), para resolver dudas sobre la vacunación. En esta subrayan que “no hay ninguna indicación de problemas de seguridad en la vacunación de embarazadas. No hay evidencia suficiente para recomendar su uso durante el embarazo».

Postergar la vacunación es lo más adecuado

En el documento también menciona que lo más recomendable es postergar la vacunación de las embarazadas hasta el fin de la gestación. Mientras que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) explicó que el uso de Comirnaty en embarazadas es limitada.

La agencia añadió que “los estudios en animales no sugieren efectos perjudiciales directos ni indirectos con respecto al embarazo, el desarrollo embriofetal, el parto o el desarrollo posnatal». Sin embargo, lo más recomendable es que las embarazadas o madres lactantes consulten con sus médicos sobre la necesidad de vacunarse o no.

Transmisión del virus entre madre-hijo

Hasta los momentos no han llegado a ninguna conclusión sobre los efectos de la vacuna durante la lactancia ni su influencia en la producción de leche materna. Tampoco hay evidencia científica de que el virus se transmita de la madre al bebé a través de la leche materna.

Lo más aconsejable es que las madres cumplan con los protocolos de bioseguridad, por ejemplo, lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes de entablar cualquier contacto con el bebé. También se deben desinfectar con especial cuidado los extractores, biberones y chupones para no exponer el bienestar del pequeño.

Asimismo, es imprescindible controlar su temperatura. El termómetro para bebé que se utilice debe desinfectarse con alcohol y, de ser posible, ser de uso exclusivo del menor. De esta forma, es posible descartar principales síntomas como la fiebre sin poner en riesgo su estado de salud.