A la hora de planificar un viaje internacional, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el costo del pasaje de avión, ya que suele ser uno de los elementos más costosos. Por esta razón, muchas personas recurren a todo tipo de trucos para poder ahorrar dinero, y uno de ellos es el skiplagging.

El skiplagging consiste en reservar un vuelo con una escala en la ciudad de destino y no completar el segundo tramo del vuelo. Por ejemplo, si se desea viajar a Dubai, se podría comprar un billete de avión que vaya de Madrid a Tokio con una escala en Dubai. De esta manera, el costo del viaje se reduce, ya que los vuelos con escalas suelen ser más económicos.

Sin embargo, es importante destacar que este tipo de prácticas no están permitidas por las aerolíneas. De hecho, si se utiliza el skiplagging en el trayecto de ida, es posible que se cancele el vuelo de regreso. Por lo tanto, se recomienda utilizar esta estrategia únicamente para el viaje de vuelta. Como consecuencia de estas prácticas, muchas compañías aéreas se han visto afectadas y han tomado medidas en contra de aquellos pasajeros que intentan ahorrarse dinero de esta manera.

Una aerolínea veta a un joven durante tres años por usar el truco del skiplagging
Una aerolínea veta a un joven durante tres años por usar el truco del skiplagging

Un ejemplo de ello es el caso de Logan Parsons, quien ha sido vetado por tres años de volar en una aerolínea. Su plan era bastante sencillo: deseaba viajar de Gainesville, Florida, a Charlotte, Carolina del Norte.

Debido al alto costo del vuelo directo, Parsons decidió utilizar el skiplagging y reservó un vuelo a Nueva York con escala en Carolina del Norte. Sin embargo, fue sorprendido por los servicios de seguridad, quienes se percataron de que llevaba la identificación de Carolina del Norte y lo llevaron a una sala de seguridad para interrogarlo.

Según relató su padre, Hunter, el billete del joven de 17 años fue cancelado y se le obligó a comprar un nuevo vuelo directo. Además, se le ha prohibido volar con American Airlines durante tres años. Esta medida se debe a que la aerolínea sufriría pérdidas económicas al permitir este tipo de prácticas.

La familia explicó que el vuelo de Florida a Nueva York, pasando por Carolina del Norte, tenía un costo de aproximadamente 150 dólares (unos 133 euros), mientras que el vuelo directo de Florida a Carolina del Norte superaba los 400 dólares (más de 355 euros).

DEJA UNA RESPUESTA