Dos agentes pertenecientes al grupo de la policía judicial de la Guardia Civil han explicado este miércoles que José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, muestra un similar «modus operandi» en las causas que tiene abiertas, la muerte de Diana Quer, la agresión sexual a su cuñada y el rapto a una joven en Boiro, el caso que actualmente se está juzgado.

En su declaración en la segunda jornada del juicio por esta tentativa de secuestro, cometida el 25 de diciembre de 2017 y que precipitó la detención de Abuín Gey por la muerte de otra chica, Diana Quer, los agentes han intentado poner de relevancia los paralelismos entre todas las causas que involucran al detenido.

Un hombre, han dicho, al que seguían la pista desde la desaparición de la madrileña; no obstante, el presidente del Tribunal ha pedido en varias ocasiones que no se vea interferida esta vista oral «con hechos de otros procesos que no están enjuiciados» todavía.

Los peritos han explicado en esta sesión que tras la denuncia de la joven de Boiro que puso en conocimiento de los investigadores el audio de WhatsApp en el que se escucha al encausado amenazar a la joven, uno de los agentes reconoce «sin ningún tipo de género de dudas» la voz de Abuín Gey, al que conocía por más causas relacionadas con tráfico de drogas.

Por ello, desde la detención del hombre el 29 de diciembre de 2017 se ponen en marcha «dos investigaciones de forma paralela, de la forma más coordinada» para investigar la desaparición de Diana Quer y el intento de rapto, en tanto que «los delincuentes reincidentes suelen usar un modus operandi que permanece inalterable».

«Respecto a Tania y a Diana observamos que es exactamente el mismo patrón: una chica que va caminando sola, ensimismada whatsapeando con su teléfono móvil» por una zona en la que no les resultaría sencillo pedir ayuda, relataron.

Por el caso de Boiro, el Chicle está acusado de un delito de detención ilegal o, alternativamente, uno consumado de coacciones, así como de un intento de agresión sexual, robo con violencia e intimidación en grado de tentativa, un delito de amenazas y otro de lesiones.

La Fiscalía solicita para él una condena de 15 años y diez meses de cárcel y al abono de una indemnización de 15.750 euros, o alternativamente, doce años y diez meses.

El juicio de Diana Quer está pendiente de fecha.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario