Por Arjuna

La adolescente palestina Ahed Tamimi, quien acaba de concluir una gira por España, fue recibida el viernes por Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu.

El ex delantero del mejor equipo del mundo, conocido en su día como «el buitre», entregó a la joven activista una camiseta del club blanco con el nombre AHED. Las principales aficiones de la chica son, como es sabido, el baile y el balompié. En más de una ocasión ha dicho que si en su país podría llevar una vida normal «sería futbolista».

Nada más enterarse del «funesto recibimiento», la Embajada de Israel en Madrid emitió un comunicado acusando al Real Madrid de alentar «la agresión» y despreciar «el diálogo».

En el acto Ahed estuvo acompañada de Nariman (madre) y Bassem (padre), informó el diario deportivo Marca.

La chica fue encarcelada en diciembre de 2017 (cuando aún tenía 16 años) por abofetear a un soldado israelí en respuesta a un balazo en la cara (con munición de goma) que disparó un militar hebreo contra un primo suyo de 14 años, Mohamed. A causa de la herida el menor quedó varias horas en estado de coma  y en la actualidad sufre una grave deformación craneal.

Ahed Tamimi, que la semana pasada intervino en el Congreso de Diputados de Madrid y pidió a los españoles que se sumen a un boicot comercial contra Israel para que deje de practicar contra su pueblo el apartheid, la segregación y la limpieza étnica, declaró a los medios que estudiará derecho internacional para llevar a los tribunales a los israelíes que cometieron crímenes contra su pueblo.

La chica, considerada por ciertos grupos palestinos como «la última esperanza», nació en la aldea de Nabi Saleh, sita a 50 kilómetros al norte de Jerusalen en la Cisjordania ocupada. Su padre Bassem ha declarado varias veces que su «hija liderará en el futuro a la resistencia del pueblo palestino».

DEJA UNA RESPUESTA