Amnistía Internacional (AI) acusó hoy al movimiento yemení hutí de tener detenidos arbitrariamente desde 2015 y haber torturado durante su reclusión a diez periodistas yemeníes bajo cargos de «espionaje».

«Los diez periodistas han estado recluidos desde verano de 2015 y están siendo procesados ??por cargos falsos de espionaje por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión», indicó AI en un comunicado dos días antes de que se celebre el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

«La detención ilegal y prolongada, la tortura y otros malos tratos a estos diez periodistas es un recordatorio del clima represivo de los medios a los que se enfrentan los periodistas en el Yemen y muestra los riesgos a los que hacen frente todas las partes en el conflicto», manifestó Rasha Mohamed, investigadora para el Yemen de AI, en la nota.

En la actualidad, los comunicadores se encontrarían en régimen de aislamiento, han sido «privados del acceso a la atención médica y han sufrido torturas y otros malos tratos», señaló AI.

“Es completamente indignante que estos hombres se puedan enfrentar a la pena de muerte simplemente por hacer su trabajo. Los cargos en su contra son falsos y deben ser retirados de inmediato. Están siendo atacados descaradamente por su trabajo periodístico y opiniones políticas”, apuntó.

En diciembre de 2018 los periodistas fueron acusados ??formalmente tras ser interrogados en presencia de sus abogados y sus casos fueron remitidos por la Oficina de Seguridad Política al Tribunal Penal Especializado, una corte tradicionalmente reservada para casos de terrorismo, indicó la ONG.

Fueron acusados ??de una serie de delitos, entre ellos espionaje, que se castiga con la pena de muerte según el Código Penal yemení, así como de ayudar a la coalición árabe liderada por Arabia Saudí y que interviene desde marzo de 2015 contra los hutíes a favor del Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi.

«Sus juicios aún no han comenzado y no está claro cuándo tendrán lugar», aclaró AI, que añadió que algunos de esos periodistas trabajaron para medios de noticias «online» con vínculos a Al Islah, un partido político que se opone a la administración de las autoridades hutíes, que controlan la capital Saná y otras áreas en el Yemen.

Según la clasificación anual de Reporteros sin Fronteras sobre la libertad de prensa, el Yemen se encuentra en el puesto 168 de 180, bajando una posición respecto al año anterior.

El conflicto armado en el Yemen comenzó en 2014, cuando los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, ocuparon Saná y otras provincias del país.

La contienda se recrudeció en 2015 con la intervención de la coalición liderada por Arabia Saudí e integrada por países suníes a favor de las fuerzas leales al presidente Hadi, lo que ha provocado que el Yemen sea el escenario actual de la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU.

Fuente