Internacional

Aislamiento extremo: El fenómeno en aumento de los jóvenes surcoreanos confinados en sus cuartos

En el año 2019, Yoo Seung-gyu salió del estudio donde había vivido durante cinco largos años. Este surcoreano de 30 años decidió dar un paso adelante y comenzar a cambiar su vida.

Junto a su hermano, limpió su «desordenado apartamento» y se embarcó en una expedición pesquera en el mar, acompañado de otros ermitaños como él que había conocido a través de una organización benéfica. Yoo describe esta experiencia como extraña pero a la vez refrescante, una sensación de irrealidad mezclada con la certeza de que finalmente estaba allí, existiendo.

Cada vez más jóvenes surcoreanos están optando por aislarse completamente de una sociedad que impone altas expectativas y cobra un alto precio por no cumplirlas. Estos jóvenes ermitaños son conocidos como hikikomori, un término acuñado en Japón en los años 90 para describir el severo distanciamiento social de adolescentes y adultos jóvenes.

Aislamiento extremo: El fenómeno en aumento de los jóvenes surcoreanos confinados en sus cuartos

En Corea del Sur, que se enfrenta a la tasa de fertilidad más baja del mundo y una productividad en declive, este fenómeno se ha convertido en un grave problema. Las autoridades han implementado medidas para persuadir a los jóvenes ermitaños, aquellos que se encuentran por debajo de cierto umbral de ingresos, a que salgan de sus hogares. Se les ofrece un pago mensual de hasta $490 dólares para su sustento, así como subsidios para servicios de salud, educación, consejería, asistencia legal, actividades culturales y hasta corrección de apariencia y cicatrices.

El objetivo de estos incentivos es permitir que los jóvenes recluidos recuperen su vida diaria y se reintegren a la sociedad, según el Ministerio de Igualdad de Género y Familia de Corea del Sur. Sin embargo, muchos jóvenes ermitaños afirman que el dinero por sí solo no resolverá el problema.

Yoo Seung-gyu ahora dirige una compañía llamada «Not Scary» que brinda apoyo a jóvenes recluidos, alejado de los días en los que ni siquiera salía de su habitación para usar el baño. Sin embargo, su camino para salir de la reclusión no ha sido fácil. Se aisló por primera vez a los 19 años, salió temporalmente durante dos años para cumplir el servicio militar obligatorio y luego se volvió a encerrar durante otros dos años más.

El aislamiento autoimpuesto no es exclusivamente una cuestión de dinero, según Park Tae-hong, otro exermitaño de 34 años. Actualmente, se estima que alrededor de 340,000 personas entre 19 y 39 años en Corea del Sur se consideran solitarias o aisladas.

El crecimiento de los hogares unipersonales en Corea del Sur y el aumento de las «muertes solitarias» en el país también han aumentado.

El factor común entre los jóvenes ermitaños es la sensación de no haber cumplido con los estándares de éxito impuestos por la sociedad y sus familias. Algunos se sienten como desadaptados porque no siguen carreras convencionales, mientras que otros han sido criticados por su bajo rendimiento académico.

Yoo Seung-gyu relata que asistió a la universidad por la insistencia de su padre, pero abandonó poco después debido a la vergüenza que sentía. Esta presión social y la «cultura de la vergüenza» en Corea dificultan que los ermitaños hablen abiertamente sobre sus problemas y dificultades. Muchos de ellos llegan a la conclusión de que su vida no va por el camino correcto y optan por el aislamiento como respuesta.

Durante su aislamiento, ni siquiera salía a usar el baño porque no quería ver a su familia. Empezó sesiones de terapia en 2018 cuando tenía 28 años y ahora está gradualmente recomponiendo su vida social.

La juventud en Corea del Sur se siente «oprimida» debido a que la sociedad espera que las personas se comporten de cierta manera cuando alcanzan cierta edad, según afirmó Kim Soo Jin, gerente de Seed:s, una organización especializada en programas para los hikikomori.

Seed:s gestiona un espacio físico que han apodado «el túnel de los topos», donde los ermitaños pueden ir a descansar, pasar tiempo en silencio y buscar consejos. Sus programas están abiertos a todos, independientemente de sus ingresos.

Kim afirma que una sociedad donde los jóvenes puedan encontrar una amplia variedad de empleos y oportunidades educativas sería más acogedora para las personas aisladas.

Park espera que algún día la sociedad coreana pueda ser más comprensiva con los jóvenes que tienen intereses poco convencionales.

El subsidio de vida podría ser un «primer paso» para abordar el problema, pero quienes trabajan con la juventud creen que se podría hacer un mejor uso del dinero. Consideran que financiar organizaciones y programas dirigidos a los jóvenes aislados, ofrecerles asesoramiento o capacitación laboral, tendría un impacto mucho mayor.

Yoo explicó que ha salido gradualmente de su aislamiento y solo lo logró después de conocer a otros exermitaños a través de un grupo de rehabilitación ya inexistente llamado K2 Internacional.

Luna Izquierdo

Periodista. Jefa de redacción de Contrainformacion.es. Lunaizquierdo@contrainformacion.es

Ver comentarios

  • es muy interesante tener conocimientos sobre estos fenómenos y sus causas ya que estas pueden generarse en cualquier parte del mundo al no poder enfrentar las expectativas de la realidad

Entradas recientes

‘Salvar la flota’: cuando un juego salva vidas en el Mediterráneo

Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) ha llevado a cabo una operación de rescate en la que…

19 horas hace

Ghana y la criminalización de la existencia: una nueva norma condena con penas de cárcel la homosexualidad

Penas de cárcel, discriminación institucionalizada y el miedo como compañero inseparable: este es el futuro…

19 horas hace

Vídeo | Vox+PP: crueldad animal. El regreso de los toros embolados a las Fallas, con Juan Ignacio Codina

Esta acción representa, sin duda alguna, un retroceso en los valores y la ética de…

19 horas hace

Vídeo | Hartas de Ayuso: sobre las amenazas de Miguel Ángel Rodríguez

Marina Lobo instó a la ciudadanía a no dejarse engañar y a exigir transparencia y…

19 horas hace

750 días de injusticia: libertad para Pablo González

Exigimos al gobierno español que asuma su responsabilidad y actúe con firmeza para defender a…

2 días hace

Récord histórico: los océanos se asfixian de calor

El Mediterráneo encadena ya tres meses de ola de calor marina, con niveles inusualmente altos…

2 días hace