Al menos siete personas murieron, entre ellas tres civiles, y seis resultaron heridas en un ataque hoy a una empresa constructora en el este de Afganistán, donde continúan el enfrentamiento entre insurgentes y las fuerzas de seguridad.

«Los terroristas comenzaron su ataque esta mañana contra la compañía constructora MQ, de momento cuatro atacantes y tres empleados de la empresa han muerto», afirmó a Efe Attaullah Khogyanai, portavoz del gobernador de la provincia de Nangarhar, donde está teniendo lugar el ataque.

Según la fuente, otros seis trabajadores de la compañía, situada cerca del aeropuerto de Jalalabad, la capital regional, resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales cercanos.

Tras el asalto inicial las fuerzas de seguridad afganas lanzaron una operación que todavía continúa para localizar al resto de atacantes, añadió Khogyanai.

Un miembro del consejo provincial, Zabihullah Zmarai, afirmó a Efe que la constructora asaltada se encuentra cerca del aeropuerto provincial, donde tienen su base las tropas estadounidenses.

«La compañía proveía servicios de construcción en el aeropuerto», añadió Zmarai.

Por el momento, ninguna formación insurgente ha reivindicado la autoría del ataque.

Fronteriza con Pakistán y clave en las comunicaciones entre los dos países, la insegura provincia de Nangarhar sirve de principal bastión al Estado Islámico desde su aparición en Afganistán en 2015.

El Gobierno afgano controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán y los talibanes dominan en torno al 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.