El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, nombró hoy a un militar como nuevo ministro de transporte tras la dimisión del anterior por la tragedia que provocó la muerte de 22 personas y decenas de heridos el pasado 27 de febrero.

Con la designación del ahora teniente general Kamel al Wasir en la cartera de Transporte, aumenta a seis el número de ministerios que se encuentran bajo el control del Ejército o la Policía, de un total de 33.

Este nombramiento todavía tiene que ser aprobado por el Parlamento egipcio, que apoya en su gran mayoría a Al Sisi, quien a su vez era el jefe de Estado Mayor cuando dio el golpe de Estado de 2013.

El accidente ocurrido en la estación central de El Cairo el pasado 27 de febrero, en el que murieron 22 personas y al menos 40 resultaron heridas, provocó la dimisión del anterior ministro de Transporte, Hisham Arafat.

La Fiscalía egipcia reveló que el accidente se debió a una negligencia del conductor, que abandonó el vehículo sin accionar los frenos tras sufrir un percance con otro tren.

La locomotora sin conductor cogió velocidad y acabó chocando contra una barrera de hormigón situada al final de la vía del tren, donde se situaban los pasajeros en los andenes, que fueron embestidos y afectados por la consiguiente explosión y fuego.

Durante un discurso transmitido en la televisión estatal, Al Sisi destacó hoy que el Gobierno ha comenzado un plan para desarrollar nuevos ferrocarriles, que incluirá la compra de nuevos trenes y vagones además de la utilización de un sistema automatizado que prevenga nuevos accidentes.

Desde el inicio de su mandato, tras un golpe de Estado que encabezó en 2013 contra el entonces presidente islamista, Mohamed Mursi, Al Sisi ha ampliado la presencia militar en numerosos sectores de la economía de la administración pública.