Seguimos con nuestra sección hablando con diferentes formaciones políticas que se presentan en Cataluña. Hoy hablamos con Albert Camarasa, candidato del Partido Comunista de los Trabajadores de España por Tarragona. 
1. ¿ Qué intenciones tiene el partido Comunista de los Trabajadores para estas elecciones?
En estas elecciones el Partido Comunista todavía no está suficientemente fuerte para competir con los partidos capitalistas. Estos no deja de ser la expresión de la derrota política que la clase de los capitalistas infringió a la clase obrera hace unos años y que ha comportado un nivel actual de muy baja consciencia y combatividad entre nuestra clase. Pero el camino se construye andando, y la necesidad de un partido comunista es mayor que nunca. Nos presentamos a estas elecciones para acumular fuerzas en esa dirección, para estar un pasito más cerca de ese gran partido comunista que necesita la clase obrera de nuestro país. Nuestra intención, pues, es que más gente conozca nuestro partido y nuestro programa, que más trabajadores lleguen a la conclusión que deben dejar de confiar en socialdemócratas y liberales y en aumentar las filas y la influencia de nuestro partido.
2. ¿Cuál sería vuestro punto estrella del programa? 
Nuestro programa no es un conjunto de parches para mejorar la vida de la gente en este sistema. No es, a diferencia de otros partidos, un conjunto de medidas que pueden ser negociadas con otros partidos como si fuera un mercado para llegar a acuerdos de gobierno. Nuestro programa es una enmienda a la totalidad del sistema capitalista, y por lo tanto todas nuestras medidas vienen condicionadas por la destrucción de este sistema opresor. Ahora bien, si se me pregunta cual sería la medida más urgente para aliviar temporalmente las penurias de nuestra clase dentro del capitalismo diría que la derogación de las últimas reformas laborales, también las del PSOE.
3. ¿Qué opinión tenéis de los últimos acontecimientos en Cataluña? 
La crisis en Catalunya está sirviendo como excusa para un conjunto de reformas que la burguesía española necesita implantar para encarar la próxima crisis en una perspectiva de mayor control social y mayor represión popular. La próxima crisis será brutal, y en buena medida la burguesía que sobrevivirá y saldrá fortalecida será aquella que consiga un mayor grado de control social de su clase obrera. Para ello, el Estado está un proceso acelerado de afinamiento de medidas reaccionarias en el ámbito judicial, policial, político y mediático. Muchos se preguntan, desde visiones cándidas o naif, porqué el Estado no negocia una salida pactada del problema catalán, cosa que en estos momentos sería algo relativamente sencillo. La respuesta es clara, el Estado no quiere negociar primero porque el movimiento independentista no le supone ninguna amenaza importante y en segundo lugar, porque de momento le es útil para el avance reaccionario que antes comentaba. Nuestro partido se opone rotundamente a la sentencia del procés y todas las medidas represivas que se están implantando (prisiones preventivas, fabricación de pruebas, campañas de intoxicación mediática, impunidad policial, etc.) porque todas estas medidas, una vez instauradas y normalizadas, se enfocarán en el verdadero enemigo del estado capitalista: la totalidad de la clase obrera.
Por otro lado, el independentismo debe hacer una seria reflexión sobre su estrategia. Su derrota es producto de no comprender el carácter de nuestra época y el carácter que tiene la UE. Durante el siglo XX se ha demostrado en multitud de ocasiones que al Estado Español no se le puede derrotar desde un aislamiento territorial. El derecho a la autodeterminación solamente se puede conseguir derrocando todo el poder estatal por parte del único actor que puede hacerlo: la clase obrera organizada. Pero claro, para ello es necesario que buena parte de la clase obrera catalana se dé cuenta que su aliado no es con el burgués independentista sino el trabajador murciano o cántabro. Y a la vez, es necesario difundir entre la clase obrera del resto de España las ideas del respeto a la diversidad que constituye nuestro país, rechazando todo nacionalismo español para que la alianza de toda la clase obrera se de bajo parámetros de igualdad y unión desde la diversidad cultural.
4. Hay gente que piensa que el Comunismo es una ideología antigua y que cuando se llevó a cabo no fue bien. ¿Cómo rebatirías estos comentarios? 
El comunismo es la ideología de la liberación de la clase obrera. Mientras existan clases sociales, el comunismo estará en el horizonte de la clase explotada. El capitalismo tardó siglos en implantarse en todo el mundo. El siglo XX ha vivido la primera gran batalla entre el mundo antiguo y el mundo nuevo. El primero prevaleció, infundiendo a los comunistas una derrota temporal. Es algo incluso diría que normal. Pero estos últimos años estamos viendo como los capitalistas, ahora sin gran oposición, están aprovechando para recuperar todos los derechos que debieron ceder a la clase obrera gracias a la lucha de nuestros abuelos. Las diferencias sociales aumentan a una velocidad de vértigo. El peligro a una nueva Guerra Mundial crece cada día. El capitalismo se ha convertido, no sólo ya en un peligro para la clase obrera actual sino en un peligro para la existencia del género humano. El comunismo es más necesario que nunca y que a nadie le queda ninguna duda que el conflicto principal en este siglo XXI seguirá siendo entre el capitalismo y el comunismo. Los capitalistas lo saben, y por eso 30 años después de darnos por muertos, siguen criminalizando nuestras ideas.
De esa criminalización y revisión de la historia nacen las percepciones de que el comunismo no funcionó. El socialismo tuvo errores, obviamente, pero a pesar de estos su práctica demostró la posibilidad de crear un mundo en beneficio de las mayorías. La URSS demostró que si la producción no se la apropian unos parásitos sino que se reparte con todos aquellos que trabajan se puede pasar en pocos años de ser el país más pobre de Europa a convertirse en la segunda potencia mundial. A dar una protección social en el trabajo, en la vejez, en las mujeres o en la infancia nunca vistas y que obligaron a los capitalistas a crear el estado del bienestar para que los obreros de occidente no les barrieran del mapa.
5. Esta pregunta es igual para las diferentes personas que hicieron las entrevistas. Este es tu «minuto de oro». ¿Como nos puedes convencer de votar PCTC en un breve texto de unas pocas líneas?
Se acerca una nueva crisis del sistema capitalista. La clase de los capitalistas tiene sus partidos para afrontar esta crisis y hacer que la vuelvas a pagar tu. Tienen a partidos liberales, que abiertamente se muestran como enemigos de la clase obrera y otros socialdemócratas, que con un discurso más empático hacia nuestra clase, van a cumplir su función de dique de contención del descontentamiento popular. Con apariencia distinta, todos sirven a los mismos amos. La clase obrera, los que todos lo producimos, los que somos la inmensa mayoría social, necesitamos nuestro partido. Por eso, el 10 de noviembre no te conformes con lo que te ofrecen como posible. Escógete a ti, escoge a los tuyos, escoge lo necesario. El 10N vota al PCTC, pero sobretodo el 11N organízate en el PCTC.
Muchas gracias.
Albert Camarasa, candidato del PCTE en Tarragona
Vídeo Recomendado:

Deja un comentario