Albert Rivera está dispuesto a explotar al máximo durante toda la campaña el supuesto tirón electoral de sus rutilantes fichajes para las próximas elecciones generales, con la idea de atraerse a los votantes indecisos que, según los sondeos, aún son muchos. El líder del partido se valdrá de los ex del PP y del PSOE que se acaban de unir a su proyecto y de su portavoz nacional, Inés Arrimadas, para explicar su proyecto e intentar dar un vuelco a las encuestas que empiezan a apuntar a un estancamiento de Ciudadanos.

El domingo que viene Rivera protagonizará un gran acto en la localidad madrileña de la Rozas en donde iniciará la cuenta atrás de las elecciones del 28A. Allí, acompañado entre otros de Edmundo Bal, Arrimadas y de los principales dirigentes del partido, se desvelará el lema de su campaña, que estará muy centrado en la idea de España y de la defensa de su unidad frente a los intentos de los separatistas de romperla, como insiste Rivera siempre en todos sus mítines.

Esto le dará pie a situar en la diana a Pedro Sánchez como artífice de un Gobierno apoyado por Pablo Iglesias, que sostiene que no ha sabido defender a los españoles ante «el golpe de Estado a la democracia perpetrado por los separatistas». Y también de alertar -ahora apoyado por Bal, el abogado del Estado apartado de la causa del 1-O- , de los planes del líder socialista de indultar a los protagonistas del procés si son condenados. 

Para empezar, y dando pistas de por dónde van a ir los tiros, Ciudadanos ha empezado ya a llenar Madrid de enormes carteles con ‘recados’ a Sánchez en los que, junto a citas del presidente del Gobierno, los de Rivera le avisan: «Pedro, nosotros vamos a cambiar España».

En el partido afirman, no obstante, que será una campaña «muy propositiva, pegada a la calle y en contacto con la ciudadanía, como en ocasiones anteriores». Su inicio será en Madrid con la tradicional y simbólica pegada de carteles. En ellos figurará principalmente Rivera con su nuevo logo con los colores de la bandera de España y su apellido en el que el punto de la ‘i’ va en azul, el color de la enseña europea.

El cierre será en Valencia, el 26 de abril, donde Rivera coincidirá con otros líderes de otros partidos, como Pablo Casado y Pedro Sánchez, que también tienen previsto cerrar allí. Toni Cantó, el candidato de Ciudadanos da la Generalitat, estará junto a Rivera.  

La primera semana la caravana de Ciudadanos visitará Málaga, Valencia y Barcelona. También irá a Badajoz, Murcia, Cádiz, Las Palmas y recalarán en varias provincias de las dos Castillas. Arrimadas, ya como número uno por Barcelona, tendrá una intensa presencia junto al líder pero también hará actos por separado, ambos siempre flanqueados por algunos de los nuevos fichajes, que aún están ‘en rodaje’.

En el partido confían en los debates y en el cuerpo a cuerpo que pueda haber, sobre todo entre Rivera y Sánchez, en donde creen que su líder tendrá todas las de ganar.  

Contra Pablo Casado, pese a las pullas que se han cruzado estos días, habrá pocas arremetidas pensando en ese Gobierno de coalición al que, si suman, ambos partidos están abocados a formar. Rivera ya le tendió la mano el pasado miércoles en un desayuno informativo con Europa Press. Sobre Vox, ni una palabra. Al menos de momento.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.424 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.424 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA