Tal y como informa el periódico suizo Tribune de Genéve y recoge Vozpópuli, el empresario Alberto Alcocer podría haber sido la persona que puso en contacto a Juan Carlos I con Arturo Fasana, con el objetivo de abrir una estructura financiera opaca al margen del fisco español donde ocultar la donación de los casi 65 millones de euros procedentes del rey de Arabia Saudí en 2008.

Dante Canonica, germen de la Fundación Lucum

La Fiscalía suiza sospecha que los 65 millones de euros de Arabia Saudí podrían haberse abonado a raíz de que el rey Juan Carlos consiguiera una rebaja del 30% en la oferta del consorcio español para construir el AVE del desierto.

En las obras del AVE a La Meca apareció el nombre, de forma indirecta, del empresario Eduardo Eraso Campuzano, que mantuvo una estrecha relación en Portugal con la Familia Real española durante la infancia del rey emérito. Dicho empresario, tal y como adelanto Vozpópuli, informó que «Girasol 8 SL, era parte del consorcio español que acaba de ganar el contrato para construir la alta la red de trenes de velocidad en Arabia Saudí».

Dante Canonica, socio de Fasana, elaboró en 2008 una nota interna sobre cómo se gestó la creación de la Fundación Lucum, a la que llegó supuesto el regalo de Arabia Saudí, del que Juan Carlos I gastó una parte y en 2012 transfirió 41,6 millones de euros a su «amiga íntima» Corinna Larsen.

Ya en 2011, el rey Juan Carlos había ordenado a Fasana que transfiriera un millón de euros a su amiga Marta Gayá desde la Fundación Lucum para que tuviera «un nivel de vida decente», según dejó por escrito el fiduciario suizo en una nota interna a la que ha tenido acceso Vozpópuli en exclusiva.

Tribune de Genève' señala al empresario Alberto Alcocer: recomendó a Juan Carlos I esconder la donación saudí en Suiza
Tribune de Genève’ señala al empresario Alberto Alcocer: recomendó a Juan Carlos I esconder la donación saudí en Suiza

La Fundación Lucum se constituyó en Panamá el 31 de julio de 2008. El 6 de agosto se abrió la cuenta en el banco suizo Mirabaud a nombre de la fundación y el día 8 se transfirieron a la cuenta los casi 65 millones de euros de arabia Saudí.

El abogado suizo, Dante Canonica, dejó escrito en una nota interna que llamó «Descripción de la relación de asuntos-Fundación Lucum», fechada el 21 de agosto de 2008: «El propietario beneficiario (Juan Carlos I) ha sido presentado a la firma Étude Canonica por un industrial español que ya es cliente de Rhône Gestion SA. Él (Juan Carlos I) nos ha indicado que el rey de Arabia Saudí desea hacerle una donación de 100 millones de dólares sin ninguna contrapartida», tal y como recoge Vozpópuli.

Y aunque no se indicó en la nota quién fue ese industrial español, Rhône Gestion es la empresa de Fasana en la que se han gestionado fortunas españolas desde el país helvético a través de la cuenta Soleado. Solo se supo el nombre de los que tenían el dinero en esa cuenta que estaban implicados en el caso Gürtel, de los demás las autoridades helvéticas censuraron sus nombres. El fiscal Yves Bertossa investiga si el rey emérito se encuentra entre ellos, a través de una compleja red internacional de testaferros.

Fasana y Canonica movían el dinero en Soleado con clientes españoles cuyas identidades jamás han trascendido. Ahora Tribune de Genève señala a Alberto Alcocer como uno de ellos. En esta cuenta se sospecha que podría haber desviado su fortuna un buen número de millonarios y empresarios españoles.