En la última semana, las críticas a la gestión que ha hecho tanto el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, no han cesado. Toda España sabía con días de antelación que las nevadas de la borrasca Filomena iban a ser históricas, pero parece que solo Madrid y su área metropolitana o no se han enterado o no se han querido enterar.

Más de una semana después del paso de la borrasca Filomena por España, muchas zonas de la capital siguen estando bloqueadas. La recogida de residuos se ha paralizado y la vuelta a las clases se ha aplazado hasta el próximo miércoles. Según expertos y alcaldes de otras regiones, ha faltado anticipación. Cuando Madrid se quiso dar cuenta, el hielo ya estaba amarrado a sus calles.

Una de las opinión que más ha calado ha sido la del socialista Carlos Martínez, regidor de Soria, que ha dado a El Confidencial una entrevista en la que analiza la gestión de las derechas madrileñas y se ha hecho viral en redes.

Una gestión difícil de comprender por el alcalde de Soria

“Lo de Madrid es difícil de comprender. Es cierto que nosotros estamos más acostumbrados a inviernos crudos, pero aquí también hemos tenido 50 centímetros de espesor que hacía 40 años que no veíamos”, ha asegurado el alcalde de Soria.

Ayuso Almeida - Soria

El dirigente ha afirmado que sabían de antemano que el temporal iba a ser fuerte y que, para anticiparse, celebraron días antes una junta local de seguridad días todas las administraciones. “Previo a la nevada, ya estaba la brigada esparciendo sal sin parar y durante toda la nevada las máquinas no dejaron de retirar la nieve”, ha señalado.

«Aunque siga nevando, impides que se acumule y se solidifique, porque si eso ocurre, ya es imposible retirarla. 48 horas antes, durante 30 horas de nevada y 72 horas después, tuvimos a todo nuestro personal en la calle», afirma el alcalde de Soria.

Señala el regidor que esa gestión les permitió «que en solo un día se restablecieran el servicio de limpieza de basuras y el transporte público. El acceso a servicios esenciales como centros de salud y hospitales, en ningún momento ha estado bloqueado”.