Este lunes 26 de octubre, la Basílica de la Caridad acogió un íntimo y solemne acto donde la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, realizó la tradicional ofrenda de la Onza de Oro y pidió a la Patrona ayuda para combatir la pandemia.

«Hoy le pediremos a la madre de todos los cartageneros, a la Virgen de la Caridad, que nos siga dando fuerzas para seguir combatiendo juntos esta terrible pandemia. Pediré unidad de todos los representantes políticos y lealtad para afrontar todos juntos sin colores y sin distinciones, esta etapa dura que tenemos por delante y le pediré también por todos los fallecidos y sus familiares, que han sido víctimas de está terrible crisis sanitaria» señalaba la primera edil.

El acto debería haberse celebrado el Viernes de Dolores, el pasado 3 de abril, pero la situación excepcional de crisis sanitaria hizo que tuviese que ser pospuesto al mes de octubre.

Sobre las 12:00 horas la alcaldesa, la vicealcaldesa, el teniente de alcalde y portavoces de los grupos municipales, han sido recibidos en la basílica por miembros de la Junta de Gobierno del Hospital de Caridad.

Tras unas palabras de bienvenida del rector de la basílica, Francisco Montesinos, la alcaldesa realizaba la ofrenda a los pies de la Patrona haciendo la tradicional entrega de la Onza de Oro que materializa la ayuda económica que todos los años presta el Ayuntamiento a los “enfermos pobres” del Santo y Real Hospital de Caridad.

Este año la primera edil pidió además a la Virgen de la Caridad fuerzas para poder hacer frente a la crisis sanitaria provocada por la pandemia del covid-19.

Debido a que nos encontramos en pleno auge de la segunda ola de covid-19 la alcaldesa pidió comprensión a los ciudadanos «por no poder asistir a un acto tan importante y tan bonito como el festejar o recuperar lo que hubiera sido el día grande de Cartagena, con la entrega de la Onza de Oro a los hermanos del Hospital de Caridad».

Castejón ha mostrado su agradecimiento a los hermanos del Hospital de Caridad «por su paciencia» al tiempo que les trasladaba «todo nuestro ánimo y cariño».

El acto concluyó con las palabras de agradecimiento del hermano mayor, José Vera Sánchez, al Ayuntamiento de Cartagena por haber podido realizar el acto de la Onza de Oro, «al final todo llega con buena fe, por parte del Ayuntamiento, para hacer este acto de manera sencilla».