Este miércoles, el ministro de salud de Alemania, Jens Spahn, advirtió que su país está atravesando una pandemia «masiva» de no vacunados, después de que las autoridades advirtiesen sobre el aumento de infecciones y el aumento de la presión sobre los hospitales debido a las admisiones por covid-19. Ese mismo día se reportaron 2.220 pacientes en camas de cuidados intensivos, el número más alto desde principios de junio.

«El número de infecciones está aumentando, así como el número de muertes por covid y especialmente el número de pacientes en unidades de cuidados intensivos en algunas regiones de Alemania, regiones donde las tasas de vacunación no son tan altas como en otras regiones», dijo Spahn.

Además, añadió que la velocidad de administración de las dosis de refuerzo no es suficiente y que habría menos pacientes con coronavirus en las unidades de cuidados intensivos si más personas se vacunasen.

Alemania está atravesando una pandemia de no vacunados
Alemania está atravesando una pandemia de no vacunados

Pero, a diferencia de muchos de sus vecinos del sur de Europa, Alemania no ha hecho obligatoria la vacunación para algunos sectores profesionales, como la atención a las personas mayores, y tampoco tiene planes de hacerlo en el futuro.

Según cifras del Ministerio de Salud, hasta el momento, solo el 66,8% de la población está completamente vacunada en el país y la vacunación ha sido más lenta en los estados orientales de Sajonia y Turingia, donde las tasas de vacunación son del 59% y 62,2% respectivamente. El porcentaje de la población alemana totalmente vacunada contra Covid-19 es más bajo que en otros estados de Europa occidental como Francia, Italia, España y el Reino Unido.

Además, la Asociación Alemana de Hospitales (DKG) también advirtió sobre la escasez de personal relacionado con covid-19, una escasez que según el DKG se debe a dimisiones de personal y menor jornada laboral debido a las presiones de la pandemia.

Alemania ha registrado un aumento de casos de covid-19 en los últimos días. El miércoles se registraron más de 20.000 nuevos casos en 24 horas y 194 muertes, según cifras oficiales.

El estado de Baden-Wurttemberg ya ha impuesto nuevas restricciones de covid-10 después de que se llenaron más de 250 camas de cuidados intensivos durante dos días consecutivos. Los residentes ahora deberán presentar una prueba de covid-19 negativa que no tenga más de 48 horas para entrar en restaurantes y cines.

Por su parte, la canciller Angela Merkel ha expresado su preocupación por la disminución de la capacidad hospitalaria, y ha dicho que “lamenta mucho” ver que “entre dos y tres millones de alemanes mayores de 60 años aún no han sido vacunados”.

DEJA UNA RESPUESTA