Más de 200 agentes participaron en una redada la madrugada del miércoles en comisarías y apartamentos privados de Duisburg, Mülheim, Essen, Moers y Oberhausen.

Los registros fueron parte de la investigación y pesquisas policiales entorno a un grupo de extrema derecha, donde se ha confirmado, que por lo menos, 29 de sus integrantes eran policías.

La fiscalía de Alemania les acusa de delitos de sedición y del uso de símbolos de organizaciones inconstitucionales.

El ministro de interior de Renania, Herbert Reul, ha tachado este suceso de «la peor y más repugnante agitación neonazi, racista y anti-refugiados», «una vergüenza para la policía de esta región- referido a Renania».

Según los medios locales, por el momento, se han catalogado 126 archivos de imágenes con «indicios de relevancia criminal». Entre estos documentos se encuentran imágenes y discursos de Hitler, banderas del Reich y esvásticas.

También se han encontrado otras imágenes que «muestran la representación ficticia de refugiados en una cámara de gas o de un niño de piel oscura al que disparaban», informa la periodista Rosalía Sánchez.

De forma cautelar los policías han sido suspendidos y se encuentran a la espera de la toma de decisiones de medidas disciplinarias contra ellos.

El ministro de Renania, Reul, ha asegurado que «al principio no quise creerlo, durante mucho tiempo esperé que las pruebas de las que me hablaban fuesen exageradas, que se tratara solamente de casos individuales aislados. Pero la extensión descubierta es demasiado grande para hablar de casos individuales, aunque también he de subrayar que demasiado poco para hablar de problemas estructurales».

«Los enemigos de la constitución en nuestras filas deben percibir estas medidas como una amenaza. Hay quienes no tienen lugar en esta fuerza policial, que continúan violando su juramento de servicio. ¡Estas personas se han jugado el derecho a usar este uniforme con el escudo nacional! No debe haber piedad, ni camaradería incomprendida. Haré todo lo que esté en mi poder para sacar a estas personas del servicio y espero que todos los agentes de policía tengan esto en su radar», sentenció.