Según informa la Plataforma Salvemos Trevinca la empresa Desarrollos Renovables Iberia Gamma S.L., perteneciente al grupo de empresas de capital público noruego Statkraft, pretende instalar 31 aerogeneradores de grandes dimensiones en la Serra do Eixe con un recorrido por altura que supera los 30 kilómetros.

El macizo de Trevinca es un entorno destacado a nivel de paisaje y biodiversidad / Wikimedia Commons

Así, el parque eólico Prada tendría una potencia total superior a los 170 MW con la instalación de turbinas eólicas de 5,5 MW de potencia unitaria, que se situarían entre los ayuntamientos ourensanos de A Veiga, Carballeda de Valdeorras y O Barco de Valdeorras.

Para la Plataforma, creada desde el club montañero «Montañas de Trevinca», el proyecto supondría «una grave agresión sin posible solución posterior» al patrimonio natural dado que afecta al entorno de la cumbre más alta del macizo (Peña Trevinca, 2127 metros).

Desde la entidad se recuerda que fue creada en el año 2016 con el fin de difundir la práctica del montañismo, pero que además tiene como fin principal la difusión de los valores naturales de las montañas de Trevinca  y, sobre todo, «la defensa ante cualquier agresión e intento de destrucción de este valioso patrimonio natural de la montaña gallega». Por este motivo han impulsado un manifiesto de rechazo -que ya supera las 5.000 adhesiones-, mediante el que solicitan la ayuda y colaboración de todas las personas que creen que «no es posible seguir con la destrucción insensata del patrimonio natural, tanto en su geodiversidad como en su biodiversidad».

En el texto, el colectivo alerta de que la proliferación incontrolada de parques eólicos fomentada por la Xunta de Galicia y basadas en el «negocio fácil» de las empresas que no considera adecuadamente las consecuencias ambientales puede acabar «con toda la montaña gallega» en parajes únicos como Ancares, O Courel, Trevinca o Xurés, afectando tanto al patrimonio natural como a los habitantes de las comarcas afectadas.

De este modo, expresiones como «Galicia Verde» o «Galicia Natural», vendidas desde la actual Administración autonómica, acaban quedando vacías de contenido pues «la montaña gallega no está siendo un ejemplo de coherencia ambiental«, tal como ya ha sucedido en la franja costera.

Por este motivo -apunta el manifiesto- «deseamos que las urgentes normas y leyes ambientales a tramitar regulen y contemplen las áreas protegidas y sus zonas de incluencia» y que «nuestras costas, valles, ríos y montañas estén más y mejor protegidos y cuidados» frente a las «entelequias administrativas» en las que parecen haberse convertido términos esenciales a nivel europeo como Red Natura 2000, ZEC o ZEPA.

DEJA UNA RESPUESTA