El lince ibérico, una especie emblemática que ha luchado contra la amenaza de extinción en las últimas décadas, enfrenta ahora un nuevo desafío que podría tener una solución rápida, pero parece resistirse a ser abordado.

A pesar de haber superado la caza desmedida que lo colocó en peligro crítico, los linces ibéricos se ven amenazados por atropellos de vehículos, una problemática que ha alcanzado niveles preocupantes.

La semana pasada, se registró la décima muerte de un lince ibérico en Doñana en lo que va del 2023, víctima de un atropello mientras se encontraba en la carretera entre Anzalcázar y La Puebla del Río (Sevilla).

Alerta roja para el lince ibérico: una crisis que desborda los registros
Alerta roja para el lince ibérico: una crisis que desborda los registros

Ecologistas en Acción ha elevado la voz de alarma, señalando que la situación es dramática y que podría revertirse si las administraciones autonómicas y estatales trabajaran de manera coordinada.

Según los datos disponibles, el presente año ya ha superado a 2021 y 2022 como el más trágico para los linces ibéricos. En los dos años anteriores, seis y ocho linces fueron asesinados respectivamente.

Sorprendentemente, estas cifras desoladoras se producen a pesar de las supuestas medidas disuasorias implementadas por la Junta de Andalucía, financiadas a través del programa europeo Life SaveCrossing, según Ecologistas en Acción.

Los activistas proponen una solución clave: la «permeabilización para la fauna de todas las carreteras y caminos agrícolas asfaltados, especialmente para la fauna protegida», centrándose en el caso específico del lince ibérico.

La gravedad de la situación se refleja en un dato alarmante proporcionado por Ecologistas en Acción: cada año mueren «casi tantos linces como sobreviven de los ejemplares nacidos». Además, advierten que «la cría en cautividad y liberación no puede ser el sistema para recuperar nuestra especie emblemática».

Ante la urgencia de la situación, Ecologistas en Acción anuncia su intención de recurrir al Consejo de Participación de Doñana para abrir un debate y buscar soluciones a este grave problema. Incluso, se plantea llegar hasta Estrasburgo si es necesario.

La preservación del lince ibérico, un símbolo de la fauna ibérica, requiere una acción inmediata y coordinada para evitar más pérdidas y garantizar el futuro de esta especie amenazada.

DEJA UNA RESPUESTA