Ciudadanos vuelve a suspender en la gestión de su contabilidad. El Tribunal de Cuentas califica de “opinión desfavorable” debido a la “importancia cualitativa de las salvedades puestas de manifiesto”. No incluyó un millón de euros en sus cuentas y acumula numerosas incorrecciones en la clasificación de su deuda o subvenciones.

El partido naranja registro en 2015 como donaciones en especie de terceras personas 14.371 euros facturas electorales emitidas a nombre del partido, lo que vulnera, según el Tribunal, el artículo 4.3 de la Ley de Financiación de Partidos, que prohíbe a los partidos aceptar que otros asuman los gastos de su actividad.

El Tribunal de cuentas no ha podido analizar todas las cuentas de Ciudadanos, no ha integrado en ellas a “los grupos parlamentarios en las Cortes valencianas, Castilla y León y Extremadura, los grupos políticos de 574 entidades locales, entre ellas cinco grupo políticos en las diputaciones provinciales”, según el informe.

El organismo exige a los partidos con cuentas negativas durante dos años reajustar su actividad económica para que los ingresos públicos representen la mayor parte de los ingresos, y así evitar que la pérdida de representación parlamentaria en unas elecciones dispare la deuda, lleve al partido a la insolvencia y a solicitar el concurso de acreedores.

En materia de donaciones y aportaciones, el Tribunal pide mejorar la ley de partidos para evitar dudas sobre a qué cuentas van unas u otras aportaciones.

Deja un comentario