Un bombero falleció en la piscina de su domicilio este pasado lunes en Alhaurín de la Torre mientras practicaba apnea (contener la respiración bajo el agua durante largos periodos de tiempo) y la ambulancia tardó en llegar a la barriada de El Romeral casi 50 minutos según explica el diario SUR, aunque la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (061), aseguró ayer a este periódico que el tiempo de espera no superó los 19 minutos.

Los vecinos trataron de socorrer a la víctima y llegaron a realizarle una maniobra de reanimación cardiopulmonar. Estos ciudadanos fueron los primeros en cuestionar los tiempos de la ambulancia, ya que parece que la falta de medios marcó la diferencia entre la vida y la muerte de un hombre.

El alcalde de la localidad, Joaquín Villanova, cargó contra la Junta de Andalucía por no escuchar «el clamor» de la gente. Alhaurín de la Torre lleva reivindicando desde hace más de diez años la falta de vehículos de atención sanitaria al ser un municipio de 40.000 habitantes y con grandes extensiones de urbanizaciones diseminadas. Ahora, demasiado tarde, se ha visto el porqué.

Villanova tachó ayer de «completamente inadmisible» la situación de los servicios de emergencia sanitaria en el municipio y recordó que el Pleno del Ayuntamiento ha aprobado por unanimidad «en numerosas ocasiones» mociones reclamando una nueva ambulancia para el centro de salud y la mejora del servicio de urgencias. «Son ya demasiados los casos que se dan prácticamente todos los años con retrasos de 30, de 40 minutos y hasta de más una hora; es algo muy grave, porque estamos hablando de la salud de las personas», añadió, recordando que «una ambulancia no puede tardar más de 12 o15 minutos».

Deja un comentario