El pasado viernes, la Policía belga interrumpió una orgía en el centro de Bruselas en la que participaban veinticinco hombres, entre ellos un eurodiputado y varios diplomáticos, quienes fueron multados por no respetar las normas anticovid. El miembro del Parlamento Europeo que se encontraba en el evento, en una ciudad en la que las reuniones en espacios públicos están reducidas a cuatro personas, era József Szájer, que formaba parte del partido Fidesz del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

El anfitrión de la orgía ilegal de Bruselas no sabía que entre los participantes se encontraba József Szájer. «Siempre invito a mis fiestas a algunos amigos, que luego traen a otros y nos lo pasamos bien juntos. Hablamos un poco, bebemos algo, como en un café. La única diferencia es que mientras tanto también tenemos sexo unos con otros. No veo nada de malo en ello», señaló. Ha explicado que la regla para participar en el encuentro era que los invitados hayan pasado el coronavirus y que «no presenten ningún síntoma».

József Szájer, eurodiputado desde el año 2004, fiel defensor de las políticas homófobas y que trabaja activamente para multiplicar las restricciones contra las personas del colectivo LGTBIQ, intentó escapar por la cornisa pero que resultó herido y fue detenido, momento en el que aseguró ser eurodiputado y apeló a su inmunidad parlamentaria.

La Policía encontró además en su mochila una pastilla de éxtasis que, el hasta ahora diputado, aseguró que no era suya e incluso se ofreció a que se le hiciese un test instantáneo.

La hipocresía del aliado de Orbán: entre orgías gays y leyes anti-LGTB
La hipocresía del aliado de Orbán: entre orgías gays y leyes anti-LGTB

József Szájer presentó su dimisión el domingo

Szájer presentó su dimisión el domingo al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, algo que nadie se explicaba al no conocerse el suceso. Este martes emitía un comunicado en el que se podía leer: «Lamento profundamente haber violado las restricciones por el covid-19, fue irresponsable por mi parte y estoy dispuesto a asumir la multa que conlleve» y ha pedido disculpas a su familia, amigos y votantes.

«Les pido que evalúen este paso en falso teniendo en cuenta mis 30 años de trabajo duro y dedicado. El tropiezo fue estrictamente personal y soy el único responsable por ello», ha insistido, pidiendo que no se le achaque a su país ni a su partido.

La doble cara del partido de Orbán en su opresión a la comunidad LGBTI en Hungría

«Solicitud denegada: absolutamente extenderé esta hipocresía a su comunidad política, ya que el odio contra las personas LGBTI es promovido activamente por Fidesz», ha respondido la eurodiputada socialista holandesa Lara Wolters. En la misma línea ha respondido el eurodiputado liberal eslovaco Martin Hojsik: “Esto no se trata únicamente de romper las reglas de confinamiento. Se trata de la doble cara del partido de Orbán en su opresión a la comunidad LGBTI en Hungría”, ha escrito.

Hace solo un par de semanas el Ejecutivo de Orbán propuso una enmienda a la Constitución que establece que los niños deben crecer en una familia heterosexual y cristiana. Además presentó un proyecto de ley para que solo puedan adoptar las parejas casadas, evitando así que lo hagan los solteros homosexuales.

El pasado mayo, el Parlamento húngaro aprobó una ley que elimina el reconocimiento legal para las personas trans y que define el género en función de “los cromosomas al nacer”, eliminando las opciones de que las personas trans puedan solicitar un cambio de género y de nombre en los documentos oficiales.

Por su parte, la prensa local más oficialista asegura que «se trata de una trampa» organizada por algún servicio de inteligencia extranjero para «hundir la guerra de Hungría y Polonia por su independencia de Bruselas».

DEJA UNA RESPUESTA