La presunta trama inmobiliaria que ha salpicado al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida estaría relacionada con la venta de dos fundaciones ligadas a la Iglesia: Fusara y Santísima Virgen y San Celedonio.

Almeida se vería salpicado por partida doble: por una parte, por el puesto de patronato que ocupa en la primera fundación y, por otra parte, por la solicitud de un plan parcial que abriría la puerta a un pelotazo urbanístico en unos terrenos situados a pocos metros del estadio Santiago Bernabéu.

En el caso de Fusara, la magistrada Carmen Rodríguez-Mendel ha detectado elementos suficientes para abrir diligencias por un presunto delito de estafa. Tal y como señalaba El País, se sospecha que el patronato de la fundación está deficientemente constituido y que el adjudicatorio de la compra no ostentaría un poder válido para tal operación, por lo que la compraventa ha quedado suspendida en el Registro de Propiedad.

En este caso la compraventa estaría relacionada con unos edificios residenciales en el centro de Madrid y adjudicados a fondos buitre. Sin previo aviso se avisó a los vecinos mediante una carta de que podían ser desahuciados.

Almeida, miembro del patronato

Almeida aparece como miembro del patronato de la fundación, quien afirmó no haber aceptado el cargo de patrono, y este fue uno de los motivos que impidió registrar la operación.

Sin embargo, en la página web de Fusara aparece el nombre del alcalde de Madrid como uno de los miembros del patronato.

En relación a la Fundación de la Santísima Virgen y San Celedonio, hace dos años llegó a un acuerdo con una sociedad ligada a la Universidad Antonio de Nebrija para vender los terrenos situados cerca del Santiago Bernabéu, donde se encuentra la parroquia de San Jorge, un asilo de ancianos y unos jardines.

Almeida, investigado por una presunta estafa vinculada a la Iglesia
Almeida, investigado por una presunta estafa vinculada a la Iglesia

Querella a la Fiscalía de Madrid

Anticorrupción ha remitido una querella a la Fiscalía de Madrid, tal y como adelantó El Confidencial, al comprobar que existían consultas previas para la aprobación de un plan por el Ayuntamiento de Madrid que permitiera recalificar el suelo y casi triplicar su edificabilidad.

Según ha confirmado el citado medio, la gran beneficiada sería Residencias Nebrija SL. El presidente de la fundación Nebrija y su familia aparecen como los compradores de los terrenos de San Jorge.

Los propios feligreses de esta parroquia, que pertenece a los terrenos vendidos, afirman que se reunieron con el vicario episcopal Juan Carlos Vera a quien le preguntaron sobre el tema y que les respondió que no podía contestar a esas preguntas porque son cláusulas confidenciales, por lo que sospechan que la venta está condicionada a lograr esa aprobación.

Fuentes del entorno del Arzobispado niegan que la venta esté condicionada a conseguir la luz verde del equipo de Almeida aunque reconocen que se quiere llevar a cabo el plan especial.

La Iglesia estaría dispuesta a revertir las operaciones si no se respeta el carácter fundacional de Fusara y FSVSC dirigido a cuidar de niños y ancianos.