«Vox es un partido nacionalista, juega con los enfados, con los cabreos, y hace una cosa que no comparto: dice que como el nacionalismo ha sido desleal con el sistema constitucional hay que tirar ese sistema. Asume el fracaso del pacto constitucional» que afirman los independentistas, ha dicho la candidata, en un acto junto al coimpulsor del documento fundacional de Cs Albert Boadella.

La candidata ha afirmado que no es partidaria de acabar con las autonomías y le parece injusto «cargarse la Constitución porque haya habido una tropa de gente grosera y obscenamente desleal o porque en el otro lado hubiera personas sin saber encararlo».

«Lo que ha fracasado no es el modelo del 78, sino que donde menos ha habido modelo del 78, que es aquí (en Cataluña), es donde ha habido fracaso», ha reflexionado.

Ha defendido la Transición como modélica, aunque «no se supiera hacer una Transición de unas políticas identitarias a unas políticas de ciudadanía», y ha añadido que en los años 80 se pasó de un nacionalismo a 17, con tres especialmente marcados, frente a lo que propone aplicar la Constitución y hacer políticas para hacer individuos libres e iguales.