La número uno del PP por Barcelona en las elecciones generales del 28 de abril, Cayetana Álvarez de Toledo, ha asegurado que Vox representa «una nueva forma de nacionalismo español», aunque la formación que lidera Santiago Abascal «no lo diga ni lo reconozca».

En una entrevista en Ser Catalunya, la candidata popular ha considerado que los «latigazos nacionalistas» de Vox se hacen evidentes cuando pronuncian frases como «franchute vete fuera».

Álvarez de Toledo ha inscrito el talante de Vox en un «momento pendular» que también se vive en otros países de Europa, como Francia, en el que se ha pasado de «nacionalismos centrífugos, que buscan tribu más pequeña, a nacionalismos estatales».

En cualquier caso, ha subrayado que «hay que plantar cara a nacionalismo como ideología reaccionaria, tribalista y que no respeta los derechos de toda la comunidad», y ha restado importancia a debates propuestos por los de Abascal, como el de la tenencia de armas, porque a su entender solo buscan «clics».

La candidata ha abogado por una «reagrupación y rearme del constitucionalismo» que permita «volver a la razón y a las bases que hacen posible la convivencia», tanto en Cataluña como en España.